Accidente en un parking: tipos, problemas con la culpa y cuándo puedes reclamar una indemnización

Autor: Raul Garcia

Tener un accidente en un parking es de lo más habitual y casos así ocurren todos los días.

Otro tema es cuando tienes que reclamar los daños sufridos.

Y no hablamos solo del clásico golpe de chapa que te dan en un parking, que es el más común.

También puedes atropellar a alguien al salir o marcha atrás, y eso son palabras mayores.

La dificultad de estos siniestros está, sobre todo, en ponerte de acuerdo con el otro conductor.

Porque la discrepancia sobre quién es responsable del accidente en un parking está asegurada, y el conflicto con la compañía de seguros también.

En este post vas a conocer los casos más habituales, los problemas que te vas a encontrar y cómo reclamar los perjuicios derivados de un accidente en un parking.

Nuestra recomendación es que no esperes para asesorarte para evitar que tu reclamación salga mal, o te encuentres con que te consideran culpable sin serlo.

En Abogados Lesiones sabemos cómo van estos casos, conocemos cuándo, cómo y qué puedes reclamar por un accidente en un parking, y estamos deseando ayudarte.

No olvides que tienes la opción de contar en un accidente de tráfico con ayuda legal gratuita y sin coste, utilizando el beneficio de tu cobertura por defensa jurídica.

El accidente en un parking: ¿qué te puede ocurrir?

Que levante la mano quien haya tenido algún problema con el coche en un parking.

Quienes somos conductores podemos asegurar que algún susto nos hemos llevado.

Desde el coche que sale sin mirar, hasta el que da marcha atrás y no te ve, pasando por el que “olvida” pararse en los pasos de cebra del parking.

El problema de este tipo de siniestros es que, normalmente, nunca piensas que te van a pasar algo en el interior de un parking.

Eso lleva a muchos conductores a confiarse, y a otros muchos a pensar que por el interior de un estacionamiento se puede circular de cualquier manera.

La realidad No es así.

Los daños materiales están asegurados, pero es fácil que también haya lesiones, y a veces pueden ser más graves de lo que crees.

Esto afecta no sólo a conductores, también a los ocupantes de los vehículos y a los peatones que transitan por el parking.

Es muy habitual ir cargando con bolsas de la compra, hablando con otras personas o despistados con el móvil, y no fijarte puede desembocar en un accidente.

Por eso siempre recomendamos tener mucho cuidado en los estacionamientos, y adoptar todas las medidas de cuidado y precaución necesarias para evitar percances.

Accidente en parking público o en parking privado

A efectos de reclamar por un accidente en un parking te da igual si se trata de un estacionamiento privado o público, pero cada uno tiene particularidades que pueden influir en la dinámica del siniestro.

Parking público puede ser el de un establecimiento comercial, un supermercado, o cualquiera de los que nos encontramos en cualquier localidad, sean abiertos o cerrados, en el exterior o subterráneos.

En estos casos cualquiera puede utilizarlos, pagando el importe que corresponda en función del tiempo que hayas estado.

Algunos parkings públicos pueden ser utilizados todos los meses pagando un bono que te da derecho a alquilar una plaza.

Otras veces las empresas reservan una parte de un estacionamiento público para sus trabajadores y/o clientes.  

Por el contrario, el parking privado no está abierto a todo el mundo, y sólo pueden acceder al mismo quienes tengan una plaza en propiedad o en alquiler.

Sea público o privado, cada tipo de parking tiene una regulación específica con unas normas para utilizarlo, sobre todo cuando es un estacionamiento de carácter privado.

Los clásicos ejemplos de accidente en un parking

En un parking los siniestros más habituales suelen ser por alcance, y muchas veces la cosa no pasa más allá de un golpe de chapa, que puede ser más o menos fuerte según el caso.

Pero hay otros supuestos más graves, que tienen que ver, sobre todo, con los atropellos, la mayoría de las veces por falta de atención o cuidado, generando un riesgo para los peatones.

Accidente cuando circulas dentro del parking

Este tipo de siniestro se produce en movimiento, es decir, cuando los involucrados están circulando por dentro del garaje.

El golpe puede ser de muchos tipos: frontal, lateral, por invasión de carril, por no respetar tu prioridad de paso (con o sin señales de stop o de ceda el paso…).

¿Qué ocurre en estos casos?

Que suele tratarse de siniestros con versiones contradictorias, donde ambos conductores os echáis la culpa mutuamente.

¿Qué debes tener en cuenta?

➡️Fíjate si el contrario no ha respetado alguna señal que te daba prioridad.

➡️Si hay algún testigo quédate con su nombre y teléfono de contacto por si luego tienes problemas para reclamar porque el otro conductor dice que es tuya la responsabilidad.

➡️Toma fotos de los daños materiales en ambos vehículos, porque según su localización es posible determinar quién tuvo la culpa.

➡️Si eres pasajero da igual quién haya sido responsable, puedes reclamar siempre tu indemnización como ocupante en el accidente de tráfico.

Accidente entrando al parking o saliendo de él

Otro clásico.

Te puede ocurrir cuando sales del garaje para incorporarte a la circulación, y en lugar de esperar hasta que puedas salir con seguridad, lo haces sin asegurarte de que no pasaba nadie por la vía.

Cuidado porque quien está circulando ya por la calle a la que vas a acceder tiene siempre la prioridad de paso, por lo que la culpa de este accidente sería tuya. 

Otro ejemplo habitual es el choque frontal cuando tú sales del parking y otro vehículo entra a la vez.

Aunque suele haber semáforos o señales, también hay parkings con un solo carril de entrada y salida o con dos pero estrechos o con curvas pronunciadas que dificultan la visibilidad.

Si sales rápido o no te fijas podrías colisionar de frente con el otro conductor.

Los semáforos pueden dar problemas, porque ambos conductores podéis discrepar sobre si estaba en fase verde o roja para cada uno, y el conflicto está servido.

El tercer caso es más grave, y consiste en atropellar a un peatón que pasa delante de la salida del parking justo cuando tú sales.

Si lo haces sin parar para asegurarte de poder salir sin riesgo o vas despistado, podrías atropellar al peatón y causar lesiones graves de las que tendrías que responder porque la culpa sería tuya.

OJO porque no eximimos de responsabilidad a los peatones, que en muchas ocasiones no se fijan al pasar por delante de un garaje.

Pero quien lleva el vehículo eres tú, y, por tanto, eres tú quien debe asegurase de poder salir sin causar daños a terceros.

Peatones atropellados dentro de un parking

Estos casos son los más graves porque los peatones siempre están desprotegidos al recibir un golpe de un vehículo.

En muchos casos el peatón va despistado, hablando por teléfono, empujando un carrito de la compra o cargado con bolsas y paquetes.

Y no va pendiente de los coches que entran, salen o circulan por su interior.

Incluso en ocasiones se meten entre los vehículos aparcados, pudiendo salirte por donde menos te lo esperas, incluso cuando estás saliendo marcha atrás de la plaza.

Pero otras veces la culpa está más clara, porque el vehículo en cuestión no respeta los pasos de cebra que hay dentro del parking, y si un peatón cruza correctamente y resulta atropellado, es fácil saber de quién es la culpa, ¿no?

Esto puede ocurrir también en los parkings públicos descubiertos, como puede ser la clásica explanada de tierra habilitada para aparcar, donde las señales brillan por su ausencia.

En estos supuestos la discusión por la culpa está garantizada:

¿Quién tenía preferencia?

¿La persona atropellada no se fijó en que estabas ahí?

¿Estabas desaparcando justo cuando pasa por detrás de tu vehículo?

Recuerda que es muy fácil que en este tipo de siniestros haya una concurrencia de culpas, es decir, que ambas partes tengáis una cierta responsabilidad.

Cuando esto ocurre NO significa que No puedas cobrar una indemnización, sino que la cantidad a reclamar dependerá del porcentaje de culpa de cada uno.

La mayoría de estos accidentes terminan en el Juzgado, pero con ayuda legal se pueden defender con garantías.

El accidente al hacer una maniobra marcha atrás en el parking

Dice el Código de la Circulación que la marcha atrás en una maniobra de riesgo muy alto.

Y es normal, porque la visibilidad es más reducida y hay conductores que circulan marcha atrás en piloto automático sin ser conscientes del peligro de esta maniobra.

El resultado es obvio: muchos accidentes ocurren con la intervención de la marcha atrás, y en un parking es de lo más habitual, cuando estás saliendo de tu plaza de aparcamiento.

Un altísimo porcentaje de estos siniestros son culpa del conductor.

Pero el conflicto está servido:

¿Había señales que no se han respetado?

¿Te pusiste a desaparcar justo cuando otro vehículo estaba haciendo lo mismo?

¿Se metió un coche en dirección prohibida y te sorprendió mientras desaparcabas?

Las posibilidades son infinitas, pero la culpa va a depender de las circunstancias de cada caso.

Ten por seguro que si tú eres el conductor que circulaba marcha atrás, las aseguradoras van a intentar siempre echarte la culpa.

Esto no significa que siempre vayas a ser responsable, pero sí que vas a necesitar que te ayude un abogado especialista en accidentes, porque te van a discutir la indemnización siempre.

Otros casos de accidente en un parking que te van a dar problemas

Completamos la lista de supuestos controvertidos con estos otros ejemplos que te pueden ocurrir:

El “listo” que decide desaparcar en un parking “de oídas”

Esta expresión se utiliza cuando el conductor de turno tiene que salir de su plaza teniendo un coche delante y otro detrás, y decide hacerlo “por las bravas”, golpeando sistemáticamente ambos vehículos.

El problema de estos golpes es que el conductor de turno suele marcharse y le da igual si te ha dañado el coche dejándote un arañazo o un pequeño golpe.

Si tienes tu seguro a todo riesgo puedes reparar el daño, pero si es a terceros lo tienes muy difícil porque no puedes demostrar quién te ha causado los desperfectos.

La apertura de puertas por sorpresa estando aparcado

Esto te puede ocurrir en un parking o en cualquier sitio, pero ocurre con frecuencia en los estacionamientos habilitados en el exterior.

Si tú aparcas y abres de golpe la puerta de tu vehículo debes asegurarte de poder hacerlo sin riesgo, porque puedes golpear a otro vehículo que pasa en ese momento o lo que es peor, a un ciclista o a un motorista, y ahí las lesiones que puedes provocar son mayores.

OJO porque puedes no tener la culpa, y esto pasa si ya tenías desde antes abierta la puerta de tu coche y el ciclista o el motorista no se percatan de ello.

El problema es que en estos siniestros tienes que demostrarlo, y no es fácil.

Tener testigos, llamar a la policía, o rellenar bien un parte amistoso donde quede clara la culpa del contrario son algunas de las medidas imprescindibles que debes adoptar en estos casos.

Lo que debes tener en cuenta para reclamar por un accidente en un parking

Para empezar, ya sabes que sólo puedes reclamar una indemnización cuando no eres la parte culpable en exclusiva de un siniestro.

En caso de accidente en un parking tu problema principal va a ser ese, demostrar precisamente que tú no eres responsable.

Como has visto, esto no es sencillo en muchos casos ocurridos en estacionamientos, y si no puedas acreditar que no eres responsable tu reclamación NO saldrá bien.

Las discusiones más habituales son por la culpa

Ten claro que en caso de accidente en un parking la compañía de seguros contraria no te va a reconocer el siniestro de primeras salvo que esté muy claro o hayas firmado un parte amistoso donde el otro conductor reconozca su responsabilidad.

Esto ocurre muy pocas veces y lo habitual es que haya dos versiones diferentes del siniestro.

También ocurren estos casos porque en la mayoría de las ocasiones pensamos que nunca puede pasar algo en un parking.

Total, se trata de aparcar, estar el tiempo que haga falta y salir.

Pero la realidad es muy diferente y pueden darse multitud de supuestos distintos de colisiones, alcances y golpes relacionados con estacionar en un parking.

Estos son nuestros consejos básicos:

El modo de ocurrir el accidente es la clave.

➡️No entres en conflicto con el contrario y si no consigues que te firme un parte amistoso o hay dudas sobre la dinámica avisa a la policía.

➡️Si ambos tenéis versiones contradictorias la aseguradora del contrario va a dar la razón a su asegurado para no pagar.

➡️Aunque la compañía del responsable diga que tienes la culpa no desistas de reclamar: primero consulta tu caso a un abogado experto en accidentes para que te asesore.

➡️Que ambos conductores tengáis algo de culpa NO significa que NO puedas reclamar: aunque tu indemnización sea menor, puedes reclamar si no tienes la responsabilidad exclusiva.

Las aseguradoras ponen trabas por la responsabilidad y por los daños

El primer obstáculo es, como hemos visto, poder demostrar la culpa del otro conductor.

Pero la compañía de seguros no se va a conformar sólo con esto.

También te va a dar problemas cuantificar el alcance de los perjuicios sufridos.

Si tu indemnización vale 1000 la compañía te dirá que vale 400.

Siempre valoran lo mínimo posible, y así se ahorran miles de euros.

En un accidente en un parking las colisiones suelen ser a baja velocidad, y las lesiones leves.

Esto ya de por sí es un problema muy importante que trae consecuencias:

➯Primero, si tus daños materiales son escasos, la aseguradora dirá que no puedes tener lesiones, aplicando el criterio de intensidad del artículo 135 del Baremo de Tráfico.

Esto NO es así, y en nuestro despacho estamos ganando en los Tribunales sistemáticamente todos los pleitos contra aseguradoras cuando alegan este motivo.

Aquí puedes ver una sentencia ganada a la aseguradora en una reclamación por accidente leve, y tenemos muchas más.

➯Segundo, las lesiones sufridas en un accidente en un parking suelen ser leves (salvo excepciones).

El ejemplo clásico de reclamación es la indemnización por esguince cervical, o latigazo cervical.

Es un daño menor (aunque no significa que no sea importante), y precisamente por ello es el que peor paga una compañía de seguros.

Para que lo entiendas, es como si dijeran que un problema en el cuello te puede pasar, por ejemplo, jugando al tenis o cargando peso.

Pero las aseguradoras olvidan algo: que también puedes tener un esguince cervical por culpa de un accidente de tráfico.

Suelen basarse en puras estadísticas, y les da lo mismo que tengas baja laboral, que hayas tardado X tiempo en rehabilitarte o que tu cuello no esté igual que antes del siniestro.

En consecuencia, o te pagan lo mínimo (y nunca lo que deberían) o no te pagan.

Por eso muchos accidentes en un parking acaban con una demanda en el Juzgado, no sólo porque te discuten quién tiene la culpa, sino también porque ponen en duda el alcance de tus lesiones.

Si tienes un accidente en un parking, esto es lo que puedes pedir en tu indemnización

Como en cualquier otro siniestro, si eres la víctima de un accidente en un parking tienes derecho a que te indemnicen por todos los perjuicios que has tenido.

Esto incluye:

Reclamar daños materiales en tu vehículo, que normalmente no serán cuantiosos, aunque puede haber excepciones.

Es importante que pidas la factura de reparación o la peritación de tus daños, es clave para que tu abogado sepa si te van a discutir la reclamación aplicando el artículo 135 del Baremo.

Reclamar los daños personales, que incluyen el periodo que has tardado en rehabilitarte y tratarte para conseguir tu restablecimiento y tus secuelas.

Es fundamental documentar bien todo lo que tienes, e imprescindible acudir a Urgencias antes de las 72 horas posteriores al accidente en el parking.

Aunque tengas poco dolor irá en aumento con el paso de las horas, pero, además, si te pasas de las 72 horas sin haber recibido la primera asistencia también te van a denegar indemnización.

Las aseguradoras dicen en estos casos que el nexo causal está interrumpido, aplicando también lo dispuesto en el Baremo de Tráfico.

Y aquí ya te adelantamos que tienes poco que hacer, por eso es importantísimo que acudas al médico cuanto antes.

OJO si eres peatón y has sufrido lesiones por un atropello en un parking.

Cuando te han atropellado y no sabes si puedes reclamar una indemnización por el atropello la compañía de seguros se va a aprovechar de tu desconocimiento.

En este caso tienes que reclamar a la aseguradora del vehículo culpable, y cuidado con el tema de la culpa porque si tienes lesiones graves y te trasladan los servicios de emergencia al hospital, el conductor puede aprovechar para decir que la responsabilidad fue tuya.

Reclamar una indemnización por lesiones graves se complica mucho más y ten por seguro que la compañía hará todo lo posible por no pagarte cantidad alguna.

➯Reclamar el conocido como perjuicio patrimonial, que se refiere a gastos o pérdidas económicas por culpa del accidente en el parking.

Por ejemplo, te atropellan y se te rompen las gafas, o tu teléfono móvil, y tienes que repararlos, o tienes que pagar a una clínica de rehabilitación para curarte las lesiones.

O estás de baja laboral por las lesiones sufridas y pierdes unos complementos en tu nómina por culpa de la baja.

Todos estos perjuicios se reclaman bien como lucro cesante (pérdidas) o como daño emergente (gastos).

Resumiendo:

  • Hay muchas formas de sufrir un accidente en un parking.
  • La mayoría de estos siniestros son conflictivos y es fácil que ambas partes no se pongan de acuerdo.
  • La compañía de seguros siempre hará caso a su asegurado para no tener que indemnizar.
  • Demostrar la culpa es fundamental si quieres reclamar.
  • No conoces el Baremo de Tráfico ni cómo se calcula la indemnización.

En definitiva, necesitas ayuda legal siempre, y en Abogados Lesiones conocemos muy bien los obstáculos que vas a tener y cómo hacer para que reclames con éxito tu indemnización.

Recuerda que puedes usar tu cobertura por defensa jurídica y contar con el abogado experto que elijas para ayudarte, porque los honorarios se cubren en todo o en parte con esa cobertura (que nosotros te reclamamos gratis).

Puedes llamarnos al 678 683 391 o contactarnos por aquí para que responsamos todas tus preguntas sin compromiso.

Y no olvides nuestro compromiso contigo: si no ganamos, no cobramos.