¿Cuándo debes llamar a un abogado después de un accidente de tráfico?

Si te estás preguntando cuándo debes llamar a un abogado después de un accidente de tráfico tenemos claro que necesitas de verdad ayuda legal.

Eso sí, aunque dudes si buscarlo después del siniestro, un tiempo después o cuando no hay forma de que consigas reclamar porque la aseguradora no te hace ni caso.

Muchas víctimas de accidentes tienen claro que necesitan ayuda legal, pero no saben cuándo, a quién o en qué momento de la reclamación pedirla.

En este post vamos a sacarte de dudas para que tengas claro por qué es tan importante contratar un abogado en el momento adecuado, y los errores a evitar en tu reclamación.

Recuerda siempre que en un accidente de tráfico la ayuda legal gratuita está a tu alcance y debes aprovecharla para reclamar tu indemnización.   

Por qué debes saber cuándo llamar a un abogado después de un accidente de tráfico

No sabes qué hacer, no conoces los trámites y nadie te informa de nada después de sufrir un siniestro.

Eres la víctima, has tenido daños y perjuicios y parece que tienes que justificar tu derecho a reclamar una indemnización.

Pero, además, has pensado buscar ayuda legal pero no tienes ni idea de cuándo llamar al abogado de tráfico para que te asesore, y mucho menos a quién elegir.

Esto es absolutamente normal y pasa más a menudo de lo que crees.

Por desgracia, tu desinformación como víctima va a ser siempre aprovechada por la compañía de seguros en su beneficio, lo que te coloca en clara desventaja frente a ella.

En este escenario los tiempos a la hora de reclamar son muy importantes, y por eso influye tanto que tengas el asesoramiento legal que necesitas lo antes posible.

Cometer estos errores a la hora de buscar ayuda legal puede suponer el fracaso de tu reclamación

Se nos ocurren multitud de casos de accidentes donde tienes muchas posibilidades de quedarte sin indemnización.

El abogado es un elemento clave en cualquier reclamación por un siniestro, pero no te sirve contratarlo en cualquier momento.

De hecho, no hacerlo cuando deberías va a provocar que la aseguradora de turno se ponga muy contenta, porque es muy probable que pierdas tu derecho a la indemnización.

Estos son los errores más habituales relacionados con el momento en que debes llamar a un abogado, y que nunca debes cometer:

Error 1: elegir a cualquier abogado para ayudarte

Tu tío, el amigo de tu novia, un compañero que ha estudiado derecho, el abogado de tu padre o la amiga de la amiga que tiene un despacho donde atiende de todo un poco.

Nunca te pongas en manos de un letrado que no es experto en responsabilidad civil derivada de accidentes de tráfico.

Recuerda que cuando vas al especialista médico lo haces porque es el profesional que más sabe de la dolencia que tienes.

Y si quieres divorciarte vas a elegir a un abogado de familia.

En los accidentes de circulación ocurre igual.

Si tiras por lo fácil y llamas al primer conocido que ha estudiado Derecho para que te ayude, tienes todas las papeletas para que fracase la reclamación de tu indemnización.

Aunque es importante contratar un abogado de tráfico cuanto antes, elige bien y, por supuesto, siempre un experto en la materia.

Error 2: esperar a ver qué te dice la aseguradora antes de llamar al abogado

A muchos perjudicados en un siniestro les cuesta pensar que la compañía de seguros no va a ayudarles cuando tienen un accidente.

A fin de cuentas, para eso están pagando un seguro.

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Te confías, te armas de paciencia, esperas y esperas a ver si tu compañía o la contraria te dice algo, y te acabas aburriendo de esperar sin resultados, ni respuestas, ni ayuda.

Cuando llega la respuesta de la compañía llegan los problemas, porque o bien no pagan por algún motivo, o bien pagan mucho menos de lo que deberían.

Y es entonces cuando decides que ya es hora de llamar a un abogado porque la aseguradora no se está “portando bien”.

Esto es un error tremendo porque hasta ese momento ha pasado el tiempo y tú no has tenido asesoramiento alguno.

Nadie te ha dicho qué debías hacer y es muy posible que las cosas mal hechas no se puedan cambiar ya, lo que puede provocar el fracaso de la reclamación.

Error 3: creer que puedes reclamar por tu cuenta  

Aquí la víctima cree que sabe cuando en realidad no es así.

Si te metes en internet vas a encontrar muchísima información sobre accidentes de circulación y reclamaciones.

Esto puede llevarte a pensar que con lo que vayas viendo en internet es suficiente para enfrentarte por tu cuenta a la aseguradora de turno.

Pero llega el momento donde te das cuenta de que no tienes los conocimientos necesarios para rebatir sus argumentos y decides llamar al abogado como última opción.

O se te ocurre revisar el Baremo de Tráfico y te llevas las manos a la cabeza porque no tienes ni idea de cómo se interpreta ni el modo de aplicarlo para calcular tu indemnización.

Reclamar por tu cuenta es un error en todos los sentidos, pero, sobre todo, coloca a la compañía en una posición muy ventajosa para intentar “convencerte” de que quieren lo mejor para ti.

Y así sólo pueden pasar dos cosas: que te quedes sin indemnización o que recibas una compensación económica muy inferior a lo que te corresponde.

Error 4: tardar en llamar al abogado

Tiempo, tiempo y tiempo.

De nada te sirve tener claro que necesitas ayuda legal si esperas para llamar a un letrado de tu confianza.

En cualquier reclamación por un accidente el tiempo es un factor clave a tener en cuenta:

➡️No conoces los plazos (y seguro que alguno se te pasa).

➡️No sabes qué documentación es imprescindible recopilar en las primeras horas tras el siniestro.

➡️No tienes ni idea de los pasos a dar en los momentos-días siguientes al accidente que condicionan tu reclamación posterior.

Si no sabes cuándo llamar al abogado de tráfico y tardas en contratarle, es muy fácil que hayas hecho algo mal y que después del tiempo transcurrido no tenga solución.

Siempre debes llamar a un abogado después de un accidente de tráfico: los motivos

Está claro: si nos preguntas cuándo debes llamar a un abogado después de un accidente de tráfico nuestra respuesta es clara:

CUANTO ANTES.

Es así de sencillo.

Olvídate de esperar “a ver qué pasa”, de creer que puedes defender por tu cuenta tus derechos frente a la aseguradora, o de pensar que la compañía de seguros se va a preocupar por ti.

En cualquier reclamación derivada de un accidente el papel del abogado va mucho más allá.

Pero su labor profesional para ayudarte empieza lo antes posible.

A partir del momento en que tienes un letrado de tu confianza para asesorarte, tu única preocupación va a ser recuperarte de tus lesiones.

El abogado de tráfico te ayuda a demostrar que tienes derecho a reclamar

Cuando la culpa del accidente no está clara la aseguradora no te va a ofrecer indemnización alguna.

Pero determinar la culpa no siempre es fácil: versiones contradictorias, siniestros con una dinámica compleja, accidentes controvertidos…

Muchas víctimas que nos consultan su caso se enfrentan a una negativa de la compañía a indemnizar cuando la culpa no está debidamente acreditada.

Pero una vez más el tiempo es importante, porque cuando has contratado de inmediato un abogado de tráfico este profesional te ayuda a encontrar la forma de demostrar la culpa del contrario.

Por ejemplo, recopilando pruebas que acrediten la responsabilidad del otro conductor.

O contratando un perito reconstructor de accidentes que elabore una pericial para demostrar que tu versión del siniestro es cierta y tienes derecho a que te indemnicen. 

Sin culpa acreditada no hay reclamación.

Por eso cuanto más controvertido sea el accidente, más importante es que te asesores lo antes posible.

El abogado de tráfico te ayuda a recibir la indemnización que realmente te corresponde

La segunda dificultad de cualquier reclamación radica en la valoración de tus lesiones y daños para determinar qué cantidad tiene que pagarte la aseguradora.

Y en esta parte los plazos y tiempos también son claves.

Si esperas para contratar un abogado estos plazos y tiempos se te pueden pasar, hasta el punto de quedarte sin indemnización.

¿Por qué?

Para empezar, es fundamental que acudas de inmediato al Hospital más cercano para que un médico te haga el diagnóstico inicial de lesiones, y tienes 72 horas para hacerlo.

Como ves, es un plazo muy muy justo, y si no lo conoces se te puede pasar.

Esto ocurre, sobre todo, cuando las lesiones son leves, por ejemplo, cuando reclamas una indemnización por esguince cervical o cualquier otra lesión menor, sobre todo de cuello.

Esto significa que, si no vas al médico en 72 horas desde el siniestro, por mucha lesión que tengas ninguna compañía de seguros te va a reconocer esos daños porque se rompe el nexo causal.

Si has consultado a un abogado en cuanto tuviste el siniestro es muy difícil que se te pase este plazo porque vas a tener esa información desde el primer momento.

Lo mismo ocurre si no sabes cómo gestionar tus lesiones o dónde acudir para rehabilitarte.

Todas estas dudas te las resuelve el letrado de tu confianza que hayas elegido, quien te va a ir dando pautas para que sepas cómo gestionar tu recuperación desde el principio.

En cambio, si decides consultar a un experto en accidentes más tarde, lo que no hayas hecho bien desde el principio posiblemente ya no tenga solución.

La importancia de los plazos

Cuando tienes un accidente de circulación y contactas de inmediato con especialistas en responsabilidad civil para consultar tu caso, los plazos dejan de ser un problema para ti.

Tu letrado es quien te va a informar de todos ellos evitando que cometas un error por no conocerlos que pueda dejarte sin indemnización.

Pero si esta parte de tu reclamación se te escapa y no sabes cuándo llamar a un abogado después del accidente, puedes contactarle más tarde y ya tienes el problema.

Algunos plazos son muy ajustados, como el de las 72 horas para recibir asistencia médica.

Otro plazo clave es el de 15 días desde el accidente para comenzar el tratamiento rehabilitador.

Si decides contactar a un letrado más tarde y no has hecho nada para comenzar la rehabilitación o tu compañía no te ha informado, puedes quedarte sin tratamiento y sin indemnización.

El abogado particular y su papel en la negociación del caso

Imagina que ya ha pasado un tiempo, tú ya has recibido la rehabilitación y ahora solo te queda esperar a que la aseguradora te haga la oferta de pago.

La compañía te hace una oferta motivada y tú no sabes si está bien o mal, y si te están pagando lo que deberían o es menos (que es lo habitual).

Tú no puedes negociar con una aseguradora sin tener esta información.

La negociación solo puede hacerla en tu nombre un letrado experto en temas de tráfico.

Un experto en accidentes negocia de tú a tú con la compañía, porque tiene los conocimientos, conoce la normativa y sabe cómo aplicarla.

Pero si no tienes abogado o contratas a uno cuando ya tienes la oferta de pago de la aseguradora ya no es lo mismo.

El tiempo ha pasado, si has hecho algo mal ya no puede cambiarse, y la negociación tardía es mucho más compleja porque se ha perdido mucho tiempo.

Todo esto no ocurre si sabes cuándo llamar a un abogado después de un accidente: tienes ayuda legal desde el minuto cero y muchas posibilidades de conseguir que la aseguradora modifique al alza su oferta inicial gracias a la negociación de tu letrado.

 

El abogado particular que elijas te puede salir gratis

Muchas víctimas siguen sin aprovecharse de la cobertura por defensa jurídica que tienen en su póliza de seguro.

Una cobertura que no tienen solo los seguros de coche o de moto.

De hecho, si te han atropellado o tienes que reclamar una indemnización como ocupante en accidente de tráfico, por ejemplo si viajas en un autobús o en un taxi, también puedes beneficiarte de la defensa jurídica si tienes una póliza de hogar.

La defensa jurídica te permite elegir un abogado de confianza, cuyos honorarios en parte o en su totalidad te serán devueltos por tu aseguradora gracias a esta cobertura.

De esta forma tu letrado te puede salir gratis en todo o parte.

No se nos ocurre mejor motivo para que busques asesoramiento legal sin perder ni un minuto, evitando esperas y demoras que te compliquen la reclamación de tu indemnización.

Casos complicados donde es imprescindible tener claro cuándo llamar a un abogado tras un accidente de tráfico

Vamos con los supuestos más complejos porque, aunque todo lo dicho hasta aquí sirve para aplicar en cualquier tipo de siniestro, hay casos que requieren con mucha más urgencia la ayuda legal inmediata.

Nos referimos a esos accidentes especialmente delicados, como son los graves con grandes lesionados o fallecidos, o justo lo contrario, los muy leves con lesiones menores en columna vertebral.

Los accidentes con lesionados muy graves o fallecidos

Estos siniestros son muy complejos y traumáticos, porque la víctima sufre lesiones muy severas y su vida no vuelve a ser la misma.

En este tipo de casos las indemnizaciones se disparan y esto motiva que las compañías de seguros se muevan muy rápido.

El objetivo es claro: no quieren que la víctima o sus familias tengan asesoramiento de un abogado particular.

¿Por qué?

Porque hablamos de indemnizaciones muy elevadas, que tienen que cubrir la totalidad de los daños de la víctima no sólo presentes, sino también futuros.

Las aseguradoras siempre calculan a la baja y si la víctima no tiene ayuda legal en estos casos las compañías pueden ahorrarse muchos miles de euros.

En una indemnización por fallecimiento ocurre igual, pero en este caso es la familia del fallecido quien necesita la ayuda legal especializada.

La función del abogado en estos casos tan severos no consiste sólo en cubrir la parte jurídica, sino también todos los aspectos relacionados con la reclamación donde necesita apoyo: la parte laboral, asistencial, médica, pericial y por supuesto, la parte emocional.

Por todo ello es fundamental llamar a un abogado de inmediato en estos casos, y que tanto víctima como familia se despreocupen de todo externalizando la defensa de sus derechos.

Los accidentes de baja intensidad

Aunque parezca mentira las colisiones leves, que suponen la inmensa mayoría de las reclamaciones, son un verdadero quebradero de cabeza para las víctimas.

En estos casos el problema radica en la aplicación por parte de las aseguradoras del artículo 135 del Baremo de Tráfico, dedicado a los llamados “traumatismos menores” de la columna.

Los accidentes con daños materiales escasos en los vehículos son los más controvertidos y en la mayoría de las ocasiones acaban en los Tribunales.

Aquí llamar a un abogado de inmediato es la diferencia entre ganar o perder la reclamación.

Por eso no se te ocurra esperar para buscar ayuda legal pensando que al ser un siniestro “menor” no vas a tener problemas para reclamar, porque ocurre justo lo contrario.

En estas reclamaciones, además, acreditar las lesiones desde el minuto uno es una parte fundamental del caso, y hay que hacerlo desde el primer momento.

¿Entiendes ahora por qué es tan importante asesorarte legalmente lo antes posible?

¿Buscas un buen abogado para reclamar con todas las garantías?

Hace más de 25 años que ayudamos a víctimas de accidentes de tráfico como tú y nuestro trabajo consiste en ocuparnos de todo para que tú sólo pienses en restablecerte.

Puedes contactar con ABOGADOS LESIONES aquí y un letrado responderá todas tus preguntas de forma gratuita y sin compromiso 😃

Y no olvides nuestra garantía: si no ganamos, no cobramos.

Envíanos el formulario de consulta o llámanos al 678 683 391