¿Debo aceptar la indemnización por accidente o ir a juicio?

Eres víctima de un siniestro: ¿debes aceptar la indemnización que te ofrecen o ir a juicio?

Esta duda siempre se produce en algún momento de tu reclamación a una aseguradora por los perjuicios sufridos.

Como parte perjudicada tienes derecho a decidir, pero….

¿Cómo sé si la indemnización está bien o no?

¿Hay forma de saber cuándo me interesa más ir a juicio?

¿Cuándo aceptar la oferta de la compañía y cuándo no aceptarla?

¿Qué puede ocurrir si decido ir a juicio?

Estas dudas son sólo un ejemplo de lo que puedes pensar cuando eres víctima y reclamas los daños sufridos.

En este post te explicamos cuándo y por qué debes decidir si aceptar la oferta que te hacen o, por el contrario, debes defender tus derechos en vía judicial.

Recuerda que esta decisión nunca debes tomarla por tu cuenta sin haberte asesorado antes con abogados especialistas en accidentes de tráfico que te ayuden a tomar la mejor decisión para tus intereses.

 

Qué debes saber antes de aceptar una indemnización o decidir ir a juicio

Si te encuentras en esta disyuntiva es porque ha quedado claro que no eres responsable del siniestro y tienes derecho a reclamar una indemnización.

Has pasado esa parte “delicada” de tu reclamación donde puedes encontrarte con el clásico problema de “quién tiene la culpa”.

Ninguna aseguradora te va a hacer oferta motivada de pago alguna si no tiene clara su obligación de indemnizarte.

Y para que te ofrezcan una indemnización tiene que estar muy claro que la culpa exclusiva del siniestro NO ha sido tuya.

A partir de aquí se pone en marcha la segunda parte del proceso de reclamación: conseguir la máxima indemnización que te corresponde por el daño sufrido.

Es justo y además así lo dice la Ley, la indemnización debe “compensar” a la víctima por todos los daños y perjuicios.

Esta es la teoría.

Porque en la práctica las cosas no resultan tan sencillas.

Te ponemos en situación:

➡️Como víctima, lo más probable es que no tengas ninguna información sobre cómo actuar.

➡️Tampoco sabes cómo aplicar el Baremo de Tráfico para calcular tu indemnización por el accidente de tráfico sufrido.

➡️Por supuesto, no tienes ni idea de cómo se valoran tus daños.

En este escenario, es prácticamente imposible que puedas por tu cuenta decidir si aceptar una indemnización o ir a juicio.

Si a esto le añades el no saber cómo actúan las aseguradoras con las víctimas, el resultado es claro: tienes muchas posibilidades de que tu reclamación no salga como esperabas.

El papel de las compañías de seguros y cómo actúan frente a tu reclamación

Muchas víctimas desconocen el modo de actuar de las compañías de seguros.

En muchos casos se confían:

“Si yo pago un seguro, ahora que he tenido un accidente van a ayudarme…”

“Nadie mejor que mi compañía para decirme lo que debo hacer…”

Pensar así es un gran ERROR.

Es posible que te cueste pensar que las compañías de seguros NO están de tu parte cuando tienes un accidente.

No lo están nunca, seas víctima o culpable.

No discutimos que las aseguradoras tienen que existir y desempeñan un importante papel frente a riesgos y siniestros.

Pero en materia de accidentes de circulación ninguna aseguradora te va a ayudar.

No vas a tener información.

No te van a explicar de qué va esto de reclamar tus perjuicios.

Tampoco lo que te corresponde.

Y mucho menos te van a ofrecer una indemnización justa por los daños que hayas tenido.

La explicación es sencilla: las compañías de seguros son empresas, y su objetivo es ganar el máximo y perder el mínimo.

Tú estás en la parte de “perder”, porque indemnizarte significa pagarte dinero, y a ninguna aseguradora le compensa pagarte.

Por tanto, no esperes que vayan a ponerse en tu lugar.

Esto se traduce en dos puntos clave que debes tener en cuenta antes de decidir si aceptar una indemnización o ir a juicio:

✔Siempre que puedan, las aseguradoras intentarán evitar que te asesores con un abogado particular, para evitar que tengas información.

✔En el 99% de los casos la posible oferta de pago que te hagan NO se va a corresponder con lo que de verdad deberían pagarte.

 

A partir de aquí tienes dos opciones:

  • Ir a tu aire, reclamar por tu cuenta y conformarte con lo que te ofrezcan (que siempre será menos de lo que te corresponde).
  • Externalizar tu reclamación y buscar ayuda legal especializada, que te oriente, te facilite información, y te ayude a decidir si aceptar la oferta de pago o reclamar en el Juzgado.

Y otra cosa importante:

En materia de responsabilidad civil derivada de accidentes de tráfico ni todo es blanco ni todo es negro.

Te lo explicamos.

Fases de la reclamación de tu indemnización

A partir del momento en que tienes un accidente con lesiones y daños comienza el proceso para reclamar tu indemnización.

En ese proceso hay varias fases y cada una tiene sus consecuencias:

➡️Reclamas y la aseguradora NO quiere pagarte porque te considera culpable: si no estás conforme tienes que ir a la vía judicial.

➡️Reclamas y la compañía te hace una oferta de pago: puedes aceptarla o discutirla si no se corresponde con los perjuicios reales que has tenido (que es lo habitual).

➡️Negocias y pueden subirte la oferta o no: si no te la suben puedes ir a juicio reclamando que te paguen lo que de verdad se corresponde con tus daños.

➡️Te discuten culpa y daños: tienes que ir a juicio directamente.

Esta es la generalidad.

A partir de aquí pueden darse otros escenarios.

En todos ellos vas a necesitar ayuda legal.

Es la única forma de enfrentarte a una aseguradora en condiciones de igualdad.

Aceptar la indemnización: en qué casos y qué debes tener en cuenta

Vamos a pensar que estás ya en esa fase en la que tu abogado particular hace el requerimiento de pago a la aseguradora y ésta contesta con la llamada “oferta motivada de indemnización”.

Si tú recibes esa oferta de pago no vas a entender absolutamente nada:

➡️No sabes qué te están pagando realmente.

➡️Tampoco de qué manera han calculado tu indemnización.

➡️Desconoces si la oferta está bien o mal calculada.

➡️Tampoco sabes comprobarlo porque no entiendes nada del Baremo de Tráfico.

➡️Por si fuera poco, desconoces los conceptos a los que tienes derecho.

Puedes saber si has cotilleado en internet que te corresponden unos días y unas secuelas.

Incluso puedes haber utilizado alguna de esas calculadoras de indemnizaciones que circulan por ahí.

Pero no te engañes: no tienes ni idea de si esa oferta está bien o mal.

Ahora te preguntas:

¿Cómo voy a aceptar la indemnización que me ofrecen si no sé lo que me corresponde?

Y aquí está el problema.

Nuestra recomendación es que NUNCA aceptes la indemnización que te ofrece la compañía sin asegurarte de que está correcta (insistimos: casi nunca lo está).

¿Qué debes tener en cuenta antes de aceptar una indemnización de la compañía?

✔Primero, que posiblemente esté incompleta (esto significa que te corresponde más de lo que te ofrecen).

✔Segundo, que cuanto mayores sean los daños, más difícil es valorarlos y más fácil es que la aseguradora se deje conceptos por el camino.

Esto ocurre, sobre todo, cuando reclamas una indemnización por lesiones graves, donde hay muchos factores que reclamar.

La situación se complica más con los grandes lesionados, donde para una aseguradora NO incluir determinados conceptos significa ahorrar miles de euros, mientras que para la víctima significa perder mucho dinero que le corresponde.

Entonces… ¿en qué casos debo aceptar la indemnización?

Esto es muy sencillo: debes aceptar cuando tu abogado te confirme que la cantidad que te ofrecen es justa y contempla todos los conceptos que tienes derecho a reclamar.

Y decimos “cuando tu abogado” porque ya te habrás dado cuenta de lo que pasa si gestionas el accidente por tu cuenta.

OJO, eres muy libre de hacerlo y aceptar la oferta que te hagan si te parece, si lo quieres o si te da igual lo que te paguen.

También puedes decidir reclamar a través de tu aseguradora, pero entonces tu compañía y la contraria aplicarán los Convenios que tienen entre ellas y tú te llevarás una indemnización más baja de lo que deberían pagarte.

Con esto queremos decir que hay mil formas de tramitar una reclamación a la compañía por accidente de tráfico.

Pero no todas consiguen que recibas la indemnización que de verdad tienen que pagarte.

Conclusión: si tienes ayuda legal externa y tu abogado te confirma que la indemnización está correcta, adelante.

De lo contrario, pasas a la siguiente fase: decidir si sigues reclamando para defender tus intereses.

Proceso legal para decidir si aceptar la indemnización o ir a juicio

No puede hacerse el requerimiento de pago a la aseguradora hasta que hayas alcanzado la llamada “estabilización lesional”, es decir, que te hayan dado el alta médica.

Desde el momento que se pueden valorar tus daños desde un punto de vista económico, puede reclamarse a la compañía.

Cuando la aseguradora de turno recibe la reclamación, puede hacer dos cosas:

  • Enviar una oferta motivada de pago, con los requisitos que marca la Ley, y desglosando una a una todas las cantidades que te ofrecen.
  • Enviar una “respuesta motivada” cuando no quieren asumir responsabilidad negando ofrecerte una indemnización.

En este caso nos centramos en la primera opción, es decir, cuando te mandan la oferta de indemnización y hay que valorarla para determinar si es justa o no lo es.

Ya te hemos explicado por qué suelen ser a la baja: cuanto menos pague una compañía por indemnizaciones, más mejora su cuenta de resultados.

Para valorar la oferta necesitas que tu abogado te ayude a decidir el siguiente paso: aceptar o no aceptar lo que te ofrecen.

Si la oferta no es correcta (es decir, casi siempre), antes de meterte en un procedimiento judicial hay una fase intermedia: intentar la negociación para que suban la cantidad ofrecida.

¿Por qué?

Porque así puedes evitar meterte en la vía judicial, lo que te va a suponer más gasto y más tiempo.

No dejamos de insistir: un buen abogado puede conseguir que la aseguradora suba la oferta y recibas tu indemnización sin tener que acudir al Juzgado.

La fase de negociación, clave para decidir

Esta es la fase intermedia entre el ofrecimiento por la compañía de la indemnización, y tu decisión de ir a juicio.

La negociación en vía amistosa funciona en muchas ocasiones.

A una aseguradora puede no interesarle meterse en un juicio si tiene altas probabilidades de perder.

Por eso muchas veces prefieren subir la oferta inicial.

El éxito de la negociación depende del tramitador o letrado con quien haya que negociar, la cuantía discutida, qué compañía sea (unas facilitan más la negociación que otras), y otra serie de factores, además de la pericia de tu letrado.

A partir de aquí pueden ocurrir dos cosas:

➡️La negociación funciona, suben la oferta, tu abogado lo valora, y si es correcta y justa, te recomendará aceptar la indemnización.

➡️La compañía no quiere negociar o la subida es insuficiente, en cuyo caso es el momento de valorar ir a juicio.

OJO porque como abogados siempre te daremos nuestra opinión basada en nuestros conocimientos legales, experiencia en juicios, y posibilidades de éxito.

Pero la última palabra siempre será tuya:

  • Si decides aceptar la oferta final hasta ahí habrás llegado.
  • Si decides ir a juicio, lo haces para defender tu derecho a que te paguen la totalidad de los daños sufridos.

Así es el proceso cuando no aceptas la indemnización y decides ir a juicio

Como abogados de accidentes desde hace casi 25 años nuestra recomendación siempre es tratar de evitar la vía judicial siempre que sea posible.

Pero como habrás comprobado no siempre es posible.

A juicio puedes ir por dos motivos principales:

  • La compañía se niega a indemnizarte (suelen ser discusiones sobre la culpa).
  • No aceptas la indemnización porque no es lo que deben pagarte (discusión sobre lesiones y daños).

Para llegar hasta aquí se supone que has tenido ayuda legal, que estás recibiendo asesoramiento, y que ha llegado el momento de iniciar acciones judiciales.

Cuando has tenido un accidente, tu indemnización puede incluir daños materiales, daños personales y/o perjuicio patrimonial (lucro cesante y daño emergente).

Puede que la aseguradora te haya hecho una buena oferta por lesiones, pero no quiera pagarte, por ejemplo, el perjuicio patrimonial.

Dicho de otro modo, la discrepancia puede estar en una parte de la oferta indemnizatoria o en su totalidad, y por ese motivo se decide ir a juicio. 

Es obvio que en la vía judicial la asistencia de abogado y procurador es obligatoria por Ley.

Pero, además, estos procesos requieren un trabajo previo de estudio y una estrategia enfocada a conseguir para ti la máxima indemnización que te corresponde.

El procedimiento se inicia mediante demanda, junto a la que hay que aportar todos los documentos, informes, facturas y justificantes que acreditan qué pides y por qué lo pides.

Entre estos documentos destaca la pericial médica, emitida por un experto en valoración del daño corporal, quien defenderá la entidad de tus lesiones frente a la compañía (que también lleva su propio perito).

Recuerda que en cualquier momento desde la interposición de la demanda hasta el día del juicio es posible alcanzar un acuerdo con la aseguradora.

Todo dependerá, en gran parte, de la estrategia y capacidad negociadora de tu abogado.

¿Me compensa ir a juicio?

Si nos haces esta pregunta nosotros te responderíamos un gran “depende”.

No siempre compensa acudir al Juzgado.

Imagina que la diferencia entre la oferta que te hace la aseguradora y lo que estimamos que deberían pagarte es de 1.500 euros, y te vas a gastar en el pleito entre abogado, procurador y perito más o menos lo mismo.

Pues es evidente que no te compensa.

Así te lo vamos a explicar, aunque insistimos, tú eres quien decides siempre.

Otra cosa es cuando te han quedado secuelas por el accidente de tráfico.

Las secuelas se valoran en el Baremo de Tráfico por tipo de secuela, puntos que vale cada una y tu edad en el accidente.

Las compañías siempre valoran las secuelas a la baja (incluso a veces no las pagan).

Si la aseguradora te ofrece en su oferta de pago 1 punto de secuela, pero estimamos que deberían pagarte 3 puntos, la diferencia económica es de unos 1.500-1.600 euros de media.

¿Qué hacer? 

Pues habrá que valorar si el resto de la oferta está correcto y determinar si te compensa o no en este caso demandar o aceptar la oferta.

Otra cosa sería que tuvieras varias secuelas por el accidente y la compañía solo te valorara una de ellas (o ninguna), porque aquí siempre te va a compensar ir a juicio.

Otro ejemplo para valorar es cuando reclamas una indemnización por esguince cervical, cervicalgia o cualquier otra lesión de la columna vertebral.

Muchos de estos casos acaban en los Tribunales porque las aseguradoras no reconocen las lesiones menores de cuello y espalda.

Sobre todo, cuando los daños materiales son escasos o de poca entidad.

Pero cuando reconocen su responsabilidad, ten la seguridad de que van a hacerte una oferta por lesiones mínima, sin tener en cuenta la realidad de tus daños, porque utilizan criterios estadísticos.

Aquí es más que probable que te recomendemos ir a juicio.

Por último, están los casos de lesiones graves, como pueden ser las medulares, una paraplejía o una amputación.

Estas reclamaciones son muy delicadas porque hay muchos conceptos y factores a valorar, sobre todo en la parte de indemnización por secuelas en los accidentes graves.

Las aseguradoras aquí suelen hacer ofertas de pago insuficientes: o valoran a la baja, o no tienen en cuenta la verdadera realidad de estas víctimas y sus necesidades no sólo presentes, sino también futuras.

Por eso en la gran mayoría de estos casos es necesario acudir a la vía judicial.

 

¿Te quedan dudas o preguntas?

Recuerda:

No hay un criterio fijo para decidir aceptar la indemnización o ir a juicio.

➯Hay que valorar todas las circunstancias de cada accidente en particular, pros y contras de cada opción, teniendo en cuenta siempre la defensa de los intereses de la víctima.

➯Para decidirte entre una u otra opción necesitas siempre ayuda legal, porque las aseguradoras tienen unos conocimientos y una información que tú no tienes.

➯Como víctima de un accidente de tráfico la ayuda legal gratuita que puedes utilizar te permite contar con un abogado particular cuyos honorarios pueden salirte gratis en todo o en parte, gracias a tu cobertura por defensa jurídica.

 

Aquí puedes contactar con nosotros para resolver todas tus dudas gratuitamente.

Y recuerda siempre que en Abogados Lesiones tenemos un compromiso contigo: si no ganamos, no cobramos.