Errores comunes a evitar después de un accidente de tráfico para NO poner en peligro tu indemnización

Cualquiera de los errores más comunes a evitar después de un accidente de circulación puede llevar al fracaso la reclamación de tus daños y perjuicios.

La inmensa mayoría de accidentes provocan en mayor o menor medida lesiones y daños.

Esto significa que después del siniestro hay que poner en marcha el proceso de reclamación de los perjuicios sufridos.

Y aquí viene el problema, porque muchas víctimas no saben por dónde empezar después de tener el accidente.

Así se cometen todos esos errores habituales que debes evitar como víctima para no tener problemas cuando reclames a la aseguradora del responsable.

Créenos, reclamar una indemnización es mucho más complejo de lo que imaginas, incluso si has tenido un accidente leve.

Por eso vamos a explicarte lo que NO debes hacer, tanto en los momentos inmediatamente posteriores al siniestro, como en la gestión de la reclamación.

Permítenos, además, que te insistamos en lo más importante: asesórate lo antes posible con abogados especialistas en accidentes, sea como sea tu caso.

Aunque pienses que no vas a tener problemas, siempre los hay.

Cometer alguno de los errores más comunes después de un accidente de tráfico te puede dejar sin indemnización

Es normal tener confusión y desconcierto después de sufrir un siniestro.

Son situaciones traumáticas, violentas y que en el peor de los casos pueden cambiar tu vida para siempre.

Los nervios pueden jugarte una mala pasada y llevarte a no adoptar las medidas más urgentes que luego van a condicionar toda tu reclamación posterior.

Cuando hablamos de cometer errores después de un accidente hay que tener en cuenta dos claves:

  • Los momentos inmediatamente posteriores al accidente.
  • El proceso posterior de reclamación a la aseguradora del culpable de los daños y perjuicios.

En ambas fases se pueden cometer errores, que suelen ser por desconocimiento de la víctima, y que pueden conducir al fracaso de tu reclamación.

No te engañes: ninguna compañía de seguros va a decirte lo que debes hacer.

Es evidente que las aseguradoras tienen una información que tú no tienes, sobre todo si es la primera vez que sufres un accidente.

De esta forma juegan con ventaja, y la víctima “paga” las consecuencias de su falta de información y de no conocer el proceso de reclamación.

Tu primer error: la falta de asesoramiento legal inmediato

Insistimos en este punto porque es el más importante para evitar cometer todos los demás errores.

Si la compañía de seguros sabe más que tú debes ponerte a su nivel, y para ello necesitas que alguien que sepa tanto como las aseguradoras te ayude.

En Abogados Lesiones recibimos todo tipo de consultas de víctimas de accidentes, y lo tenemos claro.

No es igual que nos llame una víctima que tuvo el siniestro ayer a que lo haga cuando han pasado dos meses desde el accidente.

En dos meses has podido cometer muchos errores, y eso ya no se puede cambiar.

Por tanto, tendremos que intentar ayudarte a partir de ahí, y si has cometido algún error importante en plazos, pruebas o acreditación de responsabilidad, el tiempo juega en tu contra.

No podremos deshacer lo que está mal hecho.

Sin embargo, si nos contactas de inmediato, podremos asesorarte desde el primer momento y de esta forma ayudarte a evitar que hagas mal las cosas.

Así tú tienes toda la información desde el primer momento y sabes bien cómo actuar.

De esta manera es mucho más difícil que la aseguradora te ponga problemas.

De hecho, cada vez es más habitual que cuando contactas con tu seguro o te llama la compañía contraria te pregunten lo primero si tienes abogado.

Por algo será… ¿no crees?

Los errores comunes después de un accidente de tráfico que NO debes cometer en los momentos posteriores al siniestro

Vamos con la primera fase de una reclamación, y es la de los momentos posteriores al accidente.

Sabemos que a veces es difícil mantener la calma, sobre todo en siniestros más graves o especialmente violentos.

También sabemos que no siempre es posible actuar como te vamos a contar, sobre todo si tus lesiones son graves, porque no estarás en condiciones de actuar con la misma diligencia.

Pero es importante que sepas lo que NO debes hacer, y lo tengas en cuenta siempre que te sea posible.

No podemos olvidar que más del 80% de las reclamaciones de circulación lo son por siniestros de menor entidad, y en estos casos SÍ puedes tomar medidas.

Estos son los principales errores a evitar después de un accidente de tráfico, en esos momentos posteriores al siniestro:

Perder los nervios

Sabemos que es fácil decirlo y no siempre es fácil hacerlo.

Pero en la medida que puedas intenta mantener la calma, porque de ello va a depender lo que hagas en esos momentos que es clave para luego reclamar.

Reconocer la culpa en medio de la confusión

A veces el contrario reconoce la responsabilidad.

Pero otras veces no es así, y si no sabes qué hacer o cómo actuar te puede poner un parte amistoso delante y tú firmarlo sin saber lo que estás firmando.

Gran error.

Puedes estar reconociendo tu culpa sin tenerla.

Este error te va a suponer quedarte sin indemnización.

A veces el miedo o la confusión te lleva a reconocerte culpable sin serlo.

Y cuando la culpa es tuya no puedes reclamar los daños sufridos.

Recuerda, no obstante, que entre tener toda la culpa y no tenerla hay muchas otras posibles situaciones:

  • Culpa compartida o concurrencia de culpas (ambos podéis ser responsables).
  • Versiones contradictorias (tú dices una cosa y el otro conductor dice otra).
  • Accidentes especialmente controvertidos (por ejemplo, los famosos accidentes en cadena)

No dejes que el conductor contrario se aproveche de ese momento confuso y traumático para cargarte con una responsabilidad que no tienes.

No avisar a la Policía o Guardia Civil

No dudes en avisar de inmediato a los agentes de la autoridad ante cualquier mínima duda tras el accidente.

Si el conductor contrario no quiere firmarte el parte amistoso llama a la Policía.

Si te pone pegas, quiere irse del lugar sin dejar datos o te discute la culpa, llama a la Policía.

Recuerda que la intervención de los agentes puede ser el medio de prueba que necesitas para que la aseguradora luego no te discuta la responsabilidad.

Abandonar el lugar del siniestro sin asegurar la responsabilidad del contrario

Jamás te vayas del lugar del accidente sin tener todo lo que necesitas para poder reclamar después:

  • Los datos del contrario (mejor un parte amistoso firmado).
  • Fotografías de los vehículos involucrados, matrículas, daños y escena del accidente.
  • Datos de los testigos del accidente, por si el contrario cambia su versión de los hechos.

Y nunca, nunca, te fíes del conductor contrario que te dice “te llamo luego para darte los datos de mi seguro”.

Lo más probable es que no vuelvas a tener noticias suyas.

No acudir al Hospital de inmediato

No caigas en la tentación de “pasar” de ir al médico después de un accidente.

No hablamos en este caso de lesionados graves, que siempre van a ser evacuados al Hospital.

Hablamos de las lesiones problemáticas para reclamar, sobre todo los llamados por el Baremo de Tráfico “traumatismos menores de columna vertebral”.

Por ejemplo, cuando vas a reclamar una indemnización por latigazo cervical, o una cervicalgia o un esguince cervical.

Dicho de otro modo, las lesiones de cuello que tanto discuten las aseguradoras.

Es fácil que en caliente no sientas excesivo dolor y pienses que con reposo y tomar unos analgésicos el dolor remitirá.

Pero ya te decimos que no es así.

En las siguientes horas el dolor se va a acentuar, pero esperar a ese momento para acudir al médico es un tremendo error.

De hecho, si esperas más de 72 horas para acudir al médico desde el momento del siniestro, ya te adelantamos que ninguna compañía de seguros te va a pagar indemnización. 

Aunque tengas 40 informes posteriores que digan que tu lesión de cuello es por el accidente.

Esto se llama “ruptura del nexo causal” y es uno de los motivos que indica el artículo 135 del Baremo de Tráfico utilizado por las aseguradoras para decir que no te pagan.

 

Es fundamental que respetes el plazo de las 72 horas para que te hagan un primer diagnóstico de tus lesiones.

Los errores habituales a evitar después de un accidente de tráfico cuando tienes que reclamar una indemnización

Imagina que ya han pasado los primeros momentos tras el siniestro y tienes que reclamar una indemnización por los perjuicios sufridos.

Pueden ser daños materiales, lesiones o el llamado perjuicio patrimonial.

En esta fase del proceso también se cometen errores a evitar si quieres que te indemnice la aseguradora.

En los más de 25 años que llevamos tramitando accidentes en el despacho hemos comprobado cuáles son los más habituales:

Intentar gestionar el accidente por tu cuenta

Hay mucha información en internet y puedes pensar que con todo lo que has leído te bastas y sobras para reclamar a la aseguradora.

Ya te adelantamos que cometes un tremendo error.

La compañía de seguros va muchos pasos por delante de ti, porque conoce la normativa y sabe perfectamente cómo tramitar un siniestro pensando en el interés de la compañía, NO el tuyo.

Lo que suele pasar es que, cuando te das cuenta de que la compañía de seguros no te va a ayudar y buscas ayuda legal, has cometido algún error que tiene difícil solución.

Puede ser un plazo que se te ha pasado, un trámite que no has hecho, o un documento clave para justificar tus daños que no has pedido.

Todo lo que no hayas hecho bien se va a volver en tu contra y puede costarte la reclamación.

Confiar en la aseguradora, sus tramitadores y sus letrados

Al principio todo van a ser buenas palabras por parte de tu compañía.

Abrirán un expediente y te asignarán un tramitador o un letrado.

OJO, son empleados de la aseguradora y velan por los intereses de la aseguradora.

No esperes que te ayuden porque sus instrucciones son llegar a un acuerdo con la otra compañía, y da igual lo que te ocurra, como estés o qué indemnización te corresponda.

La cosa se complica si ambas compañías (la tuya y la contraria) hablan entre ellas y hay dudas en el accidente, versiones contradictorias o culpa compartida.

En estos casos el tramitador o abogado de tu compañía te va a decir:

“lo sentimos mucho pero no podemos hacer nada, ya si eso busca un abogado que no seamos nosotros para reclamar”

Dicho de otra forma, se quitan del medio.

El tema es mucho más sencillo: aprovecha tu cobertura por defensa jurídica que te permite en un accidente de tráfico tener ayuda legal gratuita y externaliza tu reclamación.

Puedes tener un abogado particular, ajeno a las compañías y que no se “casa” con nadie, que velará única y exclusivamente por tus derechos frente a la aseguradora.

 

Coger al familiar o al amigo del amigo para asesorarte

Un error muy habitual es delegar la tramitación del accidente en un conocido, la prima de tu amigo o el abogado de la familia.

¿Te irías a ver a un dentista si tuvieras un problema de corazón?

¿Acudirías a un abogado penalista para confiarle tu defensa en un divorcio?

Seguro que no, ¿verdad?

Pues en materia de accidentes de tráfico pasa lo mismo.

Estamos hartos de ver reclamaciones que resultan inviables porque ha intervenido un abogado que no sabe cómo funcionan este tipo de casos.

En materia de accidentes la especialización es fundamental.

Por muy buenos letrados que sean, nunca van a defenderte como un abogado especialista en accidentes de tráfico.

Otros errores a evitar después de un accidente de tráfico que influyen en el resultado de la reclamación

Además de todos los errores habituales que hemos visto, hay otros relacionados con tu falta de información y tu desconocimiento del Baremo de Tráfico y el funcionamiento de las compañías de seguros:

 

Los plazos

Es difícil que la víctima de un siniestro conozca los plazos que influyen en una reclamación, y no saberlos tiene consecuencias.

Por ejemplo:

➡️No ir antes de 72 horas desde el accidente al médico rompe el nexo causal y te deja sin indemnización.

➡️No empezar la rehabilitación antes de 15 días cuando quieres hacerla por el Convenio UNESPA con cargo a tu seguro también rompe el nexo y te deja sin tratamiento por el Convenio.

➡️Tener unas lesiones graves (de esas que tardan meses en curar) y no hacer nada con la compañía responsable en un año provoca la prescripción de tu derecho a reclamar.

La única forma de asegurarte para que no se te pase plazo alguno es teniendo asesoramiento legal desde el primer momento.

Los trámites

Si no has tenido nunca un accidente lo normal es que no tengas ni idea del proceso de tramitación de un accidente de tráfico.

Esto incluye qué documentos pedir, a qué médicos acudir, qué hacer con tus daños materiales, o cómo justificar gastos que luego hay que reclamar.

Y esto sólo es el principio.

Luego viene el requerimiento de pago, la oferta de la compañía, saber si está bien o no, cómo negociar y si al final hay que ir a juicio o no.

Todo ello sin contar con que la aseguradora te discuta la culpa y no quiera pagarte desde el primer momento.

¿Crees que vas a saber gestionar todo esto sin ayuda?

Imaginamos que sabes la respuesta.

El cálculo de la indemnización

Para calcular tu indemnización tienes que tomar como referencia el Baremo de Tráfico.

Si lo consultas lo más probable es que no entiendas nada de nada:

¿Tablas de qué?

¿Cómo aplico esto de los puntos de cada secuela?

¿Qué es eso del lucro o el daño emergente?

¿Cómo calcular los puntos de secuela si pone que no se suman aritméticamente?

¿Y eso de los coeficientes actuariales qué es?

Hay mucho más y te lo advertimos: el Baremo para calcular la indemnización por accidente de tráfico es un completo follón si no lo conoces ni lo entiendes.

Esto tiene una clara consecuencia: no vas a tener ni idea de si la indemnización que te ofrece la compañía de seguros está bien o mal.

Y ya te advertimos que siempre están por debajo de lo que deberían abonarte por tus daños.

La única forma de que tu indemnización incluya todos los conceptos del Baremo a los que tienes derecho es que te lo valore un abogado experto en accidentes.

Resumiendo:

➡️Es muy fácil cometer errores cuando eres víctima de un siniestro y no tienes asesoramiento legal.

➡️Los errores a evitar después de un accidente de tráfico son de lo más variado, y cometerlos por no saber o no tener información puede dejarte sin indemnización.

➡️Las compañías de seguros siempre saben más que tú y su interés no es el tuyo, por eso intentarán siempre ofrecerte menos indemnización de lo que te corresponde.

Todos estos errores se evitan externalizando tu reclamación y asesorándote con un abogado particular de accidentes ajeno a las aseguradoras.

➡️El abogado particular que elijas te puede salir gratis en todo o en parte utilizando la cobertura por defensa jurídica que tienes en tu póliza.

Si has sufrido un atropello o vas a reclamar una indemnización por accidente en transporte público también dispones de cobertura por defensa jurídica para pagar a un abogado particular utilizando tu póliza de hogar.

No dejes que un error provoque el fracaso de tu reclamación por el accidente que has sufrido.

Si lo tienes claro, en Abogados Lesiones estamos deseando ayudarte.

Contacta con nosotros aquí o llámanos al 678 683 391 y te haremos una valoración gratuita y sin compromiso de tu caso.

Y no olvides nuestro compromiso contigo: si no ganamos, no cobramos.