Indemnización por colisión trasera: problemas para reclamar y cómo conseguir que te paguen tus daños

Autor: Raul Garcia

Cualquiera que reclame una indemnización por colisión trasera va a tener dificultades siempre.

Puede parecerte raro teniendo en cuenta que son accidentes leves en la mayoría de los casos.

Pero justamente por ser leves, son de lo más problemático para reclamar.

Hablamos de la inmensa mayoría de los siniestros que ocurren en España (más del 80%).

Ocurren todos los días, y en especial en zonas urbanas.

Las víctimas de este tipo de casos suelen pensar, erróneamente, que ha sido algo poco importante y reclamar los daños y lesiones es fácil y rápido.

Nada más lejos de la realidad.

Es más, una gran parte de estas reclamaciones acaban en el Juzgado.

Prepárate para encontrarte, en un gran porcentaje de estas reclamaciones, con una negativa de la aseguradora a pagarte la indemnización.

En Abogados Lesiones llevamos tramitados cientos de casos de indemnización por colisión trasera, y podemos asegurarte que no vas a ser una excepción.

Pero hay una buena noticia: no hemos perdido ninguno en los Tribunales, porque sabemos perfectamente qué debes hacer y cómo se defienden estas reclamaciones.

No olvides que por leve que haya sido el accidente, si te ha provocado lesiones y daños tienes derecho a que te indemnicen siempre que no hayas tenido la culpa exclusiva.

Aprovecha la posibilidad que tienes de reclamar tu accidente de tráfico con ayuda legal gratuita y prepara tu reclamación por colisión trasera con garantías.

Por qué reclamar una indemnización por colisión trasera siempre te va a dar problemas

La colisión trasera se denomina también accidente por alcance, y ocurre como su nombre indica cuando recibes un golpe por detrás, sea en tu vehículo, moto, bici o cualquier otro medio de transporte.

La mayoría de las veces estos siniestros se producen por distracciones o despistes, sobre todo por circular atendiendo el teléfono, el GPS o incluso por una conversación o discusión.

La otra causa habitual que provoca estos accidentes es cuando el culpable no guarda la debida distancia de seguridad con el vehículo que le precede.

Las características principales de las colisiones traseras son:

➯Ocurren sobre todo en los núcleos urbanos y en atascos o retenciones, en especial en horas punta a la entrada y salida de grandes ciudades, pero también en las originadas en carreteras y autovías.

➯En la inmensa mayoría de los casos suelen provocar lesiones leves, en especial en la columna vertebral, siendo lo habitual reclamar en estos casos indemnización por un latigazo cervical o también llamado esguince cervical, el daño más común.

Sin embargo, en estos accidentes la levedad de las lesiones constituye un problema, porque las aseguradoras suelen minimizar el alcance del daño.

Para valorarlo utilizan criterios estadísticos, sin tener en cuenta el perjuicio real sufrido por el perjudicado.

Esto significa que consideran una lesión de este tipo siempre igual, cumpliendo los mismos parámetros, cuando en realidad puede llegar a resultar muy incapacitante para algunos perjudicados.

Con este panorama prepárate porque te vas a encontrar con una oferta de indemnización en colisiones traseras muy por debajo de lo que de verdad has sufrido.

➯El otro gran problema de este tipo de siniestros es la culpa, y estarás pensando que no puede ser así porque quien golpea por detrás siempre es culpable.

Eso es cierto, pero hay otros siniestros con alcances traseros donde la culpa puede ser un obstáculo para reclamar la indemnización, como luego veremos.

 

Ejemplos habituales (y discutidos) de colisiones traseras

En todos los años que llevamos como abogados especialistas en accidentes de tráfico en Madrid hemos tramitado cientos de colisiones traseras.

Por eso sabemos cuáles son los casos más habituales:

Golpe por detrás estando detenido en un semáforo o paso de peatones

Todo un clásico.

Te has parado en un semáforo o en un paso de peatones, viene un vehículo por detrás y te colisiona.

Estos golpes suelen ser leves, pero tienen un importante riesgo: que te lancen hacia delante como consecuencia del impacto.

Aquí pueden ocurrir dos cosas:

➡️Que a consecuencia de la colisión tú golpees a su vez al vehículo de delante.

➡️Que no tengas a nadie delante, pero al desplazarse tu vehículo por el impacto trasero atropelles a algún peatón que en ese momento está cruzando la calle por el paso de peatones. 

En ambos casos sigue siendo responsable el vehículo que te golpeó inicialmente, pero la reclamación puede complicarse al haber terceros involucrados en el siniestro.

Colisión trasera en una rotonda

La mayoría de estos casos se producen cuando te detienes (o estás detenido) para acceder a la rotonda, donde a veces hay que esperar hasta incorporarse con seguridad por los vehículos que ya están circulando por ella, que tienen prioridad.

El vehículo que viene detrás de ti suele golpearte porque piensa que directamente te vas a incorporar y no frena a tiempo.

Golpe trasero cuando respetas una señal de STOP o CEDA el paso

Ya sabemos que hay muchos conductores que no hacen mucho caso a estas señales, pero quienes lo hacen suelen detenerse, sobre todo en el STOP donde hay obligación de hacerlo.

El que viene por detrás no se percata de que te has detenido y te colisiona.

Estos casos pueden ser especialmente peligrosos cuando tu vehículo sale desplazado por la colisión, pues corres el peligro de aparecer en la trayectoria de un tercer vehículo y producirse otro accidente simultáneo.

Colisión trasera en un atasco o una retención de tráfico

Ocurren casi todos los días en las entradas y salidas de las ciudades grandes, pero también en autovías o carreteras por motivos muy diversos.

Seguro que más de una vez has tenido que padecer este problema no sólo en las horas punta, sino también al comienzo o final de los clásicos puentes o salidas vacacionales.

Este tipo de golpes pueden llegar a ser muy violentos cuando interviene la velocidad, sobre todo cuando circulas por autovía más rápido de lo permitido y no esperas encontrarte una retención.

 

Colisiones traseras donde te van a discutir la culpa

Hay dos casos en los alcances traseros especialmente problemáticos, porque se salen de la norma de que “quien golpea por detrás siempre tiene la culpa”.

Accidentes con varios vehículos implicados

Cuando en un siniestro están involucrados tres o más vehículos hablamos de lo que se llama un accidente en cadena.

Varios golpes simultáneos, varios vehículos implicados, y varias aseguradoras peleando por echar la culpa a otro y evitar el pago de una indemnización.

Cuantos más vehículos resulten implicados y más colisiones haya, más difícil resulta saber quién tiene la culpa y a quién reclamar.

No es lo mismo que te den por detrás y tú golpees al de delante, a que haya varios golpes a la vez entre unos y otros, o recibas no uno, sino varios impactos consecutivos.

En estos casos es más que probable que tengas problemas para determinar quién es responsable, porque hay que averiguar quién ha colisionado en primer lugar.

Es fundamental que los agentes de la autoridad comparezcan en el lugar y recaben datos del siniestro y de todos los implicados, para reconstruir el accidente y que puedas utilizar este documento como prueba para reclamar.

Te recomendamos que, si te dan por detrás y tú golpeas al de delante, firmes dos partes amistosos, uno con cada conductor, asegurándote de que en ambos queda claro quien ha golpeado primero.

Como puedes imaginar, si tú colisionas con el coche de delante porque te ha lanzado el de detrás de ti, los daños del vehículo al que tú has golpeado también los asume el conductor que te ha colisionado primero a ti.

 

Colisión trasera con ambos vehículos asegurados en la misma compañía

Cuando en un accidente los vehículos implicados tienen la misma aseguradora hay lo que se llama un conflicto de intereses.

Resulta imposible que en estos casos esa compañía de seguros valore con objetividad las responsabilidades e indemnice bien a las víctimas.

Esto es así porque todo sale del mismo “bolsillo”, y la misma aseguradora tiene que ocuparse de pagar todos los daños.

Para la víctima supone un problema, porque el mismo perito de la aseguradora valora todos los daños materiales de los vehículos implicados.

Pero, además, posiblemente te “corten” antes de tiempo la rehabilitación que puedes dar a través de los Convenios Sanitarios con las compañías porque todo este gasto lo paga la misma.

Esto te afecta primero, porque tu recuperación será más corta por muy mal que estés, y segundo, porque la indemnización que te van a ofrecer también va a ser menor.

Importante: en caso de conflicto de intereses debes siempre contratar a un abogado particular ajeno a la compañía, que sea imparcial e independiente, y puedes hacerlo utilizando tu cobertura por defensa jurídica.

Además, las compañías tienen el deber de comunicarte que existe ese conflicto de intereses para que puedas elegir un abogado de tu confianza.

Colisión trasera donde te consideran responsable pero no lo eres

La regla de “quien golpea por detrás tiene la culpa” también se te aplica a ti si eres culpable.

Pero… ¿y si no lo eres, aunque hayas golpeado por detrás?

Imagina que vas por uno de los carriles interiores de una rotonda y se te mete delante otro vehículo que circulaba por otro carril, de forma brusca y sin previo aviso porque no pone intermitentes, y sin darte la posibilidad de frenar.

Aquí tú has golpeado por detrás, pero no tienes la culpa.

Ahora bien… ¿cómo lo demuestras

Por eso es tan complicado determinar quién tiene la culpa de un accidente en una rotonda, y más aún demostrarlo.

Además de avisar a la Policía, sobre todo si no te firma un parte amistoso reconociendo la responsabilidad, intenta conseguir testigos del accidente y busca ayuda legal cuanto antes.

Qué hacen las aseguradoras cuando reclamas una indemnización por colisión trasera: el artículo 135 del Baremo a examen

Hoy por hoy, el problema nº 1 que vas a tener en las colisiones traseras es, aunque no te lo parezca, que el golpe sea leve y tengas pocos daños materiales.

Los vehículos de hoy en día están diseñados para absorber la fuerza de estos impactos a baja velocidad, y lo hacen prácticamente sin sufrir daños.

Lo normal es que la colisión te afecte al paragolpes trasero, la matrícula, y un poco la pintura, y en casos algo más violentos, pueden afectar al maletero.

Traducido a la reparación de tus daños, hablamos de daños con una cuantía baja, que pueden estar entre los 250 y los 500 euros de media.

Pues bien, cuando esto ocurre y tienes lesiones cervicales (que es lo habitual) vete preparando porque la aseguradora de turno te va a negar el pago de una indemnización por los daños personales.

Esto ocurre en el 90% de colisiones traseras con pocos daños materiales y daños en la columna vertebral (cuello, espalda y dorsales).

Su apoyo normativo es el conocido artículo 135 del Baremo de Tráfico.

Este artículo recoge unos requisitos que deben cumplirse para que te indemnicen unas lesiones en caso de accidentes leves como las colisiones traseras de baja velocidad.

Y aquí viene el problema.

Ya sabes que la mayoría de alcances traseros provocan pocos daños materiales.

En estos casos las aseguradoras aplican el criterio de intensidad del artículo 135 del Baremo, que indica que los daños materiales de tu vehículo deben ser de cierta entidad para que puedan causar lesiones.

Esto significa que si la reparación de esos daños es menor de 300-400 euros, según el caso, te vas a encontrar con que la compañía diga que no te paga porque no puedes tener lesiones.

Aunque tengas informes médicos que digan que sí.

Aunque hayas hecho rehabilitación.

Aunque hayas estado de baja laboral por el accidente.

En la mayoría de los casos estamos hablando de daños en columna, en especial en la zona del cuello.

Así, muchas víctimas que reclaman una indemnización por esguince cervical se encuentran con que la aseguradora no quiere pagar porque su vehículo tiene daños materiales escasos.

Sabemos que esto no es así desde el punto de vista médico, y cuando hay lesiones acreditadas la aseguradora tiene obligación de pagarte los daños sufridos.

En casi la totalidad de los casos, estas reclamaciones se ganan en el Juzgado, y en Abogados Lesiones no hemos perdido ninguna de ellas, porque están apoyadas tanto en doctrina como en Jurisprudencia de nuestros Tribunales a favor de la víctima.

Por eso te recomendamos que si reclamas una indemnización por colisión trasera te asesores legalmente de inmediato porque tienes muchas posibilidades de ganar, aunque la compañía se niegue a pagarte.

Cómo debes actuar cuando reclamas una indemnización por colisión trasera

Sea como sea el alcance trasero que hayas tenido, asegúrate siempre de dar unos pasos básicos para evitar problemas con la culpa o con las lesiones:

Firma siempre un parte amistoso, pero rellenándolo correctamente, y especificando que hay víctimas incluso leves en la casilla que lo indica.

✔Si es una colisión trasera controvertida, y el contrario no quiere firmar el parte, ponte en contacto con la policía o la guardia civil para que vayan al lugar del siniestro y formalicen un Atestado o parte de accidente.

Este documento te será de gran utilidad en casos complejos como las colisiones múltiples.

Saca fotografías de los daños tanto de tu vehículo como del contrario.

El tipo de vehículo influye también, ya que no es lo mismo que te golpeen por detrás conduciendo un Clío, que si lo hacen y llevas un vehículo de alta gama.

Presta especial atención a los daños delanteros del coche que te ha colisionado, a veces el tuyo tiene pocos daños, pero el contrario tiene muchos más y ello evidencia la fuerza de la colisión, pero la aseguradora en estos casos no lo tiene en cuenta.

✔Si hay otros conductores que han presenciado el siniestro toma sus datos, pueden servirte como testigos en un procedimiento judicial contra la compañía cuando no quiera pagarte.

No esperes para acudir al médico, aunque al principio no sientas que las lesiones son importantes, y nunca dejes pasar más de 72 horas para ir a Urgencias, porque fuera de ese plazo rompes el nexo causal y las aseguradoras no te van a indemnizar.

Ponte en contacto con un abogado experto en accidentes para que te ayude a organizar tu reclamación y tramitarla con garantías, porque estos casos se ganan si tienes asesoramiento legal.

Qué se reclama en una indemnización por colisión trasera

La indemnización que reclames va a depender del tipo de daños que hayas tenido, aunque ya te adelantamos que lo más probable es que sean lesiones cervicales o de columna.

El Baremo para calcular la indemnización por el accidente de tráfico es difícil de entender y complejo para interpretarlo, por eso la víctima nunca sabe cómo calcular sus daños.

Aparte del famoso artículo 135 que ya hemos mencionado, tanto tu tiempo de curación como tus posibles secuelas deben calcularse aplicando lo dispuesto en este cuerpo legal.

En una colisión trasera puedes reclamar, igual que en cualquier otro accidente:

➡️Los días a contar desde el siniestro hasta que te den el alta médica, que se pagan de forma diferente según el tipo de perjuicio (básico, particular y dentro de éste los diferentes grados).

➡️Las posibles secuelas que te hayan quedado, que en una colisión trasera suelen ser funcionales, como una limitación de movilidad, o un dolor residual.

Las secuelas se discuten mucho por las compañías, y si son por una colisión trasera con pocos daños materiales lo más probable es que no te las quieran pagar.

➡️Si has tenido gastos derivados del accidente, como puede ser de pruebas médicas, de rehabilitación o de transporte, entre otros, se reclaman como daño emergente dentro del denominado perjuicio patrimonial.

➡️Si has tenido algún tipo de pérdida económica derivada del siniestro (por ejemplo, un descuento en tu nómina porque has estado de baja laboral) también se reclama como lucro cesante.

Todos estos conceptos hay que analizarlos con lupa, demostrar el perjuicio, y negociar con la aseguradora para que recojan el pago de todo ello en su oferta motivada.

Es muy importante que tengas asesoramiento legal tanto para rebatir los argumentos de la compañía si no te quiere indemnizar, como para preparar el caso y todo lo que necesitas para demostrar tanto la culpa del conductor contrario como las lesiones sufridas.

¿Te ha quedado alguna duda?

¿Vas a reclamar una indemnización por colisión trasera y no sabes por dónde empezar?

¿La compañía de seguros no quiere pagarte?

Todo esto y mucho más es lo que podemos ayudarte a resolver en Abogados Lesiones.

Hemos ganado todas las reclamaciones de este tipo y sabemos muy bien qué necesitas para que te paguen los perjuicios sufridos.

No olvides que con tu cobertura por defensa jurídica puedes contratarnos como abogados y nuestros honorarios te saldrán gratis en todo o en parte, según la cobertura que tengas.

Aquí puedes contactarnos y un abogado valorará de forma gratuita y sin compromiso tu caso.

No olvides nuestra garantía: si no ganamos, no cobramos.

Envíanos el formulario de consulta o llámanos al  678 683 391