Cómo negociar un acuerdo extrajudicial en casos de accidentes de tráfico y por qué es bueno para tu reclamación

Es posible que no sepas cómo negociar un acuerdo extrajudicial en accidentes de tráfico, y, sobre todo, hasta qué punto te conviene e interesa.

Los procesos de reclamación en un siniestro dependen de muchos factores, empezando por acreditar la responsabilidad y siguiendo por valorar adecuadamente las lesiones y daños.

Tampoco es lo mismo reclamar cuando el accidente es leve que cuando hay lesiones graves o incluso se produce el fallecimiento de la víctima.

Negociar forma parte del proceso, pero no vale todo.

Si no sabes qué reclamar, te falta información y desconoces cómo calcular tu indemnización, no tienes nada que hacer frente a la aseguradora, que se las sabe todas.

Para evitar que tu situación de desventaja sea aprovechada por la compañía para pagarte menos de lo que deberían, necesitas ayuda legal.

Recuerda que los abogados especialistas en accidentes trabajamos para ayudaros, precisamente, a conseguir que te indemnicen por todos los conceptos a los que tienes derecho.

Y en ese proceso la negociación es clave para ahorrarte tiempo, costes innecesarios, y conseguir que recibas la máxima indemnización que te corresponde.

Negociar un acuerdo extrajudicial en casos de accidentes de tráfico: por qué es imprescindible en una reclamación

Siempre decimos que cada accidente de circulación es diferente.

Aunque pienses que te corresponde lo mismo que un amigo o familiar que ha tenido un siniestro parecido al tuyo, nada más lejos de la realidad.

Incluso dos víctimas con lesiones iguales en el mismo accidente van a percibir indemnizaciones diferentes.

A partir del momento de ocurrencia del siniestro se pone en marcha un proceso médico y legal donde pueden ocurrir muchas cosas:

➡️Largos periodos de recuperación de las lesiones cuando el accidente es grave.

➡️Problemas con la peritación del vehículo y el pago de los daños materiales, sobre todo si tienes el seguro a terceros.

➡️Dificultades para recibir el adecuado tratamiento rehabilitador, por ejemplo, si te enfrentas a una alta médica antes de tiempo.

➡️Errónea valoración por los servicios médicos de las aseguradoras.

➡️Tiempo perdido porque las compañías demoran la tramitación o no te dan la información que necesitas para tramitar el siniestro.

➡️Problemas de culpa, como cuando se trata de un accidente con versiones contradictorias o casos controvertidos como un accidente en cadena donde hay varias compañías peleando por evitar la responsabilidad de pagar.

➡️Conflictos con la aseguradora cuando no quiere pagar en las colisiones leves con lesiones menores, como cuando reclamas indemnización por latigazo cervical, una de las más habituales.

Y así podríamos enumerar otros muchos obstáculos que cualquier víctima de un accidente se va a encontrar en la reclamación.


Puede que pienses que negociar se hace solo al final del proceso.

Pues en realidad no es así, porque negociar se puede hacer desde el primer momento.

Cuando hablamos de negociar no nos referimos sólo al momento en el que la compañía hace una oferta de pago que no es correcta y hay que intentar que se aumente.

Esto es el número uno de las negociaciones, pero no es la única.

 



También se negocia cuando hay conflictos con la culpa, cuando se piden pagos a cuenta de la indemnización a grandes lesionados o cuando la víctima necesita una prueba médica específica que hay que pagar, entre otros momentos del proceso.

Quédate con la idea básica: negociar un acuerdo extrajudicial en accidentes de tráfico es necesario e imprescindible en cualquier proceso de reclamación.

Pero también recuerda que nunca debes hacerlo por tu cuenta: las compañías de seguros saben mucho más que tú y llevas todas las de perder.

 

Las aseguradoras y su actitud en una negociación extrajudicial

Podríamos decirte qué compañías son mejores y cuáles ponen más pegas a la hora de negociar.

De hecho, alguna es especialmente conflictiva en este sentido porque no hay forma de intentar el acuerdo y te obligan a acudir a la vía judicial.

Pero no vamos a poner nombres porque, aunque conocemos muy bien cómo funciona cada una de ellas, no vamos a “demonizarlas”.

La cosa varía también si negociamos con un tramitador o lo hacemos con un abogado de compañía, siendo mucho más fácil en este último caso porque negociamos de igual a igual.

Otro problema que se encuentran las víctimas de accidentes leves el que las aseguradoras utilizan criterios estadísticos en estos casos para aceptar o denegar el pago.

Se trata de un error muy habitual, porque no valoran a la víctima en su situación médica y física concreta, sino que basan su valoración en tecnicismos y fórmulas que en la mayoría de los casos no se corresponden con la realidad de las lesiones sufridas.

Por último, no olvides que negociar es imprescindible tanto si el accidente es leve como si es grave:

➡️ En los leves, porque en muchas ocasiones las aseguradoras defienden que si hay pocos daños materiales y el golpe es a baja velocidad, no puede haber lesiones.

Y esto es así en la práctica totalidad de los accidentes leves.

➡️ Y en los graves, porque tienden a minimizar los daños y valorar secuelas y resto de factores de corrección a la baja para pagar la menor indemnización posible. 

Cómo negociar un acuerdo extrajudicial en casos de accidentes de tráfico: lo que nunca debes hacer

Hemos conocido a muchas víctimas de siniestros que han intentado, por su cuenta, tramitar su reclamación con la aseguradora.

Y NO conocemos ningún caso que haya salido bien.

Esta decisión, además de equivocada, te va a dar muchos problemas con tu reclamación:

Pierdes tiempo, y al no tener asesoramiento tomas decisiones equivocadas por tu desconocimiento.

Pierdes dinero, porque si aceptas la oferta de la compañía sin negociar con toda seguridad recibirás una indemnización más baja de lo que te corresponde.

Cometes errores intentando negociar sin saber frente a un tramitador de compañía que conoce perfectamente cómo actuar para pagarte lo menos posible.

✔Crees que has hecho bien las cosas cuando la aseguradora te ha subido algo la indemnización y te conformas con la nueva oferta que no incluye en la realidad todo lo que deberían pagarte.

✔La compañía dice que eres culpable y das por bueno su criterio, quedándote sin indemnización.

No olvides nunca que una aseguradora tiene los conocimientos y los medios para tramitar tu reclamación aprovechándose de tu falta de información y de que no sabes cómo aplicar el Baremo de Tráfico.

En resumen, no saber te coloca siempre en una posición de desventaja desde la que nunca debes negociar, porque te van a pasar dos cosas:

 



➡️O te quedas sin indemnización.

➡️O recibes una indemnización que no tiene nada que ver con lo que te deberían pagar.

Ventajas de negociar un acuerdo extrajudicial en accidentes de tráfico

Si ya tienes claro que no debes reclamar por tu cuenta sin ayuda legal, el siguiente paso es conocer hasta qué punto negociar un acuerdo extrajudicial puede ayudarte, pero eso sí, siempre que sea un abogado particular e independiente quien lo haga por ti.

Estas son algunas de las ventajas de negociar un acuerdo extrajudicial:

➡️Ahorras tiempo, porque se puede resolver antes la reclamación y tú percibes así antes tu indemnización.

➡️El coste de tu reclamación es menor, porque llegando a un acuerdo evitas en muchos casos acudir a la vía judicial, que supone más gastos para ti y alarga el proceso.

➡️Te garantizas percibir la indemnización que realmente te corresponde en función de las lesiones y daños sufridos.

De hecho, negociar no significa renunciar a reclamar todo lo que incluye tu indemnización, sino todo lo contrario.

En muchas ocasiones la negociación hecha con cabeza y argumentos médicos y legales da resultado y consigues que te indemnicen la totalidad de tus perjuicios.

Abogados: ¿negociar o no?

Llegados a este punto, una recomendación: puedes encontrarte algún abogado que no quiera negociar con la compañía aseguradora.

Es más, es posible que te diga que nada de negociar, y que te vayas directamente a la vía judicial.

Esto es un error, al menos para nosotros.

En estos casos tu abogado no está pensando en ti, sino en sí mismo.

Para los abogados, negociar forma parte siempre del proceso de cualquier reclamación.

En Abogados Lesiones somos defensores de esa frase tan conocida que dice eso de “más vale un mal arreglo que un buen pleito”.

 

Esto lo que significa es que siempre es preferible intentar negociar por las buenas con la compañía porque ahorras tiempo y gastos al cliente.

Pero, además, no te vamos a decir que acudas a un procedimiento judicial, gastándote un dinero, para ver si el Juez te da 1.000 euros más, por ejemplo, sobre lo que te ofrece la aseguradora en vía amistosa.

Básicamente, porque te vas a gastar más de 1.000 euros en el coste del proceso judicial, y, además, no tienes garantías de que el Juez te vaya a dar esos 1.000 euros de más.

En consecuencia, un abogado que actúa así estaría haciéndote perder dinero.

Ahora bien, esto no significa que hay ocasiones donde está claro que hay que acudir a la vía judicial, y esto ocurre:

➯Cuando la compañía te deniega el pago por la culpa y no te ofrece indemnización alguna al considerarte responsable.

➯Cuando hay mucha diferencia entre lo que ofrece la compañía y lo que te corresponde y te compensa demandar a la aseguradora.

➯En accidentes especialmente graves, donde la indemnización a reclamar es tan compleja y elevada que la forma de garantizar que te la paguen es en un procedimiento judicial.

En cualquier caso, es fundamental valorar cada caso en particular, y nuestra labor como abogados consiste en recomendarte lo mejor para ti.

Y por supuesto, tratando siempre de negociar un acuerdo extrajudicial en el accidente de tráfico para cerrar tu reclamación de la mejor forma para tus intereses.

Cómo negociar un acuerdo extrajudicial en casos de accidentes de tráfico: cómo funciona el proceso

Es posible que pienses que negociar solo puede hacerse cuando te pones al habla con la aseguradora en la fase “amistosa”.

Pues bien, no es así y, de hecho, es posible negociar en cualquier momento del proceso, desde que tienes el accidente hasta que te pagan.

Cuando hablamos de negociación no nos referimos sólo a la parte del final, cuando la aseguradora te ofrece 5 y nosotros pedimos 10, que es lo que deberían pagarte.

La víctima de un accidente necesita mucho más que eso, por eso negociar también es:

Agilizar la reclamación de daños materiales para que reparen tu vehículo cuanto antes.

Subir el precio del pago por el siniestro de tu vehículo con el valor de afección cuando la compañía solo te ofrece el valor venal.

✅Conseguir que te hagan pagos a cuenta de tu indemnización final cuando sufres lesiones graves y necesitas hacer frente a desembolsos económicos iniciales.

✅Explicar por qué deben pagarte facturas de gastos acreditados (el daño emergente) o las pérdidas económicas que hayas podido tener por culpa del siniestro (el lucro cesante).

✅Demostrar por qué una secuela que tienes, por ejemplo, no se puede valorar en un punto y tienen que subir la puntuación a pagar atendiendo a su gravedad.

✅Justificar por qué deben incluir en la indemnización un factor de corrección determinado que no han tenido en cuenta y que te corresponde.

Como ves, una negociación implica estar pendiente de todos y cada uno de los aspectos que forman parte de tu reclamación, no solo subir la oferta de pago.

Cómo negociar un acuerdo extrajudicial en accidentes de tráfico para evitar ir a juicio

Ya sabes que antes de acudir a la vía judicial es necesario intentar un arreglo amistoso para que recibas tu máxima indemnización lo más rápido posible.

Esta fase comienza una vez que tus lesiones se han estabilizado y se puede valorar la totalidad de tus daños personales, junto a los materiales y a tu perjuicio patrimonial.

En este momento se realiza el requerimiento de pago a la aseguradora, un trámite obligatorio por Ley, para que hagan la oferta motivada de pago.

En este punto pueden ocurrir varias cosas:

➯Primero, que contesten con la llamada “respuesta motivada” de pago y no quieran, por tanto, pagar cantidad alguna.

Esto ocurre cuando la culpa no está clara, la compañía te considera responsable o hay dudas sobre la dinámica del siniestro.

También ocurre cuando se trata de un accidente leve con lesiones cervicales y aplican el famoso artículo 135 del Baremo para denegarte el pago.



Aunque en estos casos la negociación es muy complicada, en ocasiones es posible demostrar con argumentos legales y técnicos que tienes derecho a que te indemnicen.

Por ejemplo, con una pericial de un perito reconstructor de accidentes que demuestra que la culpa es del contrario, y puede “convencer” a la aseguradora para que haga una oferta de pago y evite así la reclamación judicial.

➯Segundo, que hagan una oferta de pago que no sea conforme a la realidad de tus lesiones y daños.

Por ejemplo, que te incluyan el pago de menos días de incapacidad temporal de los que te corresponden, o los valoren mal (así pasa si computan días básicos en lugar de días moderados, que se pagan a un importe superior a los básicos).

También es el caso de la valoración en mínimo de las secuelas, donde la aseguradora paga menos puntos, cuando en realidad te corresponden más.

Lo mismo ocurre si no han incluido algún factor de corrección al que tienes derecho, y que podemos demostrar con la documentación del accidente que te hemos pedido previamente.

Esta es la negociación más habitual, porque las compañías siempre tiran por lo bajo, y negociando es posible conseguir que suban el importe de la oferta de pago.

Llegados a este punto, puede ocurrir que, aunque hayan subido algo la oferta de pago, la misma siga sin corresponderse con los daños realmente sufridos.

En este caso no quedaría más remedio que acudir a la vía judicial, pero la vía de la negociación sigue quedando abierta.

Cómo negociar un acuerdo extrajudicial en accidentes de tráfico en la fase judicial

Llegamos a la fase judicial, que puede ser en vía penal o en vía civil.

La vía penal queda abierta, tras la despenalización de los juicios de faltas en 2015, sólo para casos especialmente graves, como en los accidentes con alcoholemia y otros delitos contra la Seguridad del Tráfico.

También se tramitan por vía penal o siniestros con lesiones muy graves o cuando se reclama una indemnización por fallecimiento en el accidente.

Por otro lado, se acude a la vía civil en todos los demás casos, en especial, cuando no pagan porque te consideran culpable o cuando la oferta de pago es inferior a lo que te corresponde.

Pues bien, en un procedimiento judicial la vía de la negociación se mantiene abierta hasta el día de la celebración del juicio.

Esto significa que en cualquier momento hasta el juicio es posible negociar y conseguir el acuerdo con la aseguradora.

Nuestros abogados especialistas en accidentes de tráfico en Madrid han conseguido estos acuerdos en multitud de ocasiones, evitando llegar al final del procedimiento judicial.

De esta forma, aunque no nos queda más remedio que acudir a los Tribunales, seguimos intentando el arreglo amistoso para ahorrarte tiempos de espera y gastos innecesarios.

¿En qué momentos se puede negociar?

✅Primero, una vez que interponemos la demanda contra la compañía.

Cuando el Juzgado da traslado de la demanda a la aseguradora se le conceden 20 días para contestarla.

Muchas veces el abogado de la compañía nos llama para negociar y ahorrarse tener que contestar a la demanda, pudiendo cerrarlo en ese mismo momento.

✅Segundo, tras la audiencia previa, un trámite procesal donde acudimos los abogados a una vista con el Juez para ratificarnos en la demanda y proponer la prueba.

Muchos abogados de compañía esperan a ver el resultado de la audiencia previa, y según las pruebas que haya admitido el Juez, si ven que tienen posibilidades de perder el pleito llaman para intentar cerrarlo antes del juicio.

✅Tercero, el día antes del juicio o el mismo día de su celebración, antes de entrar en sala con el Juez.

Los abogados de compañía tienen mucho trabajo y es fácil que no toquen el expediente de reclamación hasta el día anterior al juicio para prepararlo.

Según lo preparan valoran si tienen opciones de perder, y en ese caso nos llaman para intentar llegar a un acuerdo, o lo proponen el mismo día del juicio en el propio Juzgado.

De esta forma hemos cerrado multitud de casos, evitando depender del criterio del Juez, que nunca sabemos qué puede decidir.

En cualquier caso, es importante que sepas que cualquier paso para negociar un acuerdo extrajudicial en accidentes de tráfico pasa por ti necesariamente.

Es decir, al final la víctima decide.

Los abogados recomendamos, asesoramos, explicamos cómo vemos el caso y qué opciones tenemos, pero la última palabra siempre la tiene el cliente.

Esto significa que, si la aseguradora intenta llegar a un acuerdo, pero la víctima quiere seguir adelante y esperar al juicio, eso es lo que haremos.

No olvides nunca que negociar no significa claudicar, ni mucho menos, sino todo lo contrario.

En muchos casos las compañías fuerzan la vía judicial pensando que la víctima va a desistir de reclamar.

Cuando eso no ocurre y ven que tienen opciones de perder, espabilan y buscan el acuerdo, y ese es el momento para negociar defendiendo tus intereses.

En resumen:

➡️Saber cómo negociar un acuerdo extrajudicial en casos de accidentes de tráfico es la tarea de los abogados de siniestros, que conocemos la normativa y a las aseguradoras.

➡️La negociación puede darse en todas las fases del proceso de reclamación, y en especial, cuando llega el momento de que la compañía haga la oferta de pago.

➡️Se puede negociar en vía extrajudicial y en vía judicial hasta el mismo día del juicio.

➡️Tu abogado te asesora, te informa y te cuenta cómo va la negociación, pero la decisión final sobre si llegar o no al acuerdo depende de lo que tú decidas.

 

En Abogados Lesiones somos expertos en negociaciones y en después de 25 años defendiendo los intereses de víctimas como tú sabemos muy bien cómo hacer para agilizar tu reclamación.

Si necesitas respuestas a tus preguntas puedes contactar con nosotros de forma gratuita o llamarnos al 678 683 391 para hacernos tu consulta.

Valoramos tu caso sin compromiso y recuerda que si no ganamos no cobramos.