Defensa jurídica

¿Tiene usted cobertura de Defensa Jurídica?

La Defensa Jurídica es un importe que la compañía le cubre si contrata un abogado particular para que le tramite su accidente de tráfico.

NUESTROS HONORARIOS PUEDEN SALIRLE GRATIS O MUY ECONÓMICOS

Todas las Compañías Aseguradoras cuentan con una cobertura de Defensa Jurídica en sus pólizas.

Defensa Jurídica, ¿Qué es?

Cada Compañía tiene cubierto un importe máximo en la póliza, el cual, una vez finalizado el procedimiento, le devuelve, hasta dicho importe máximo, la minuta de honorarios del abogado particular.

Vamos a explicárselo a modo de ejemplo:

  • Usted ha sufrido un accidente, y tiene concertado seguro obligatorio con la Compañía Aseguradora “x”, la cual tiene una defensa jurídica de 1.000 euros.
  • Usted, para recibir un trato más personalizado y obtener una justa y buena indemnización, contrata un abogado particular.
  • Se tramita el procedimiento y consigue una indemnización de 3000 euros.
  • Los honorarios del abogado particular resultan ser 550 euros.
  • Una vez que usted paga los honorarios previamente pactados al abogado, una vez obtenida la indemnización por usted, la cual ha sido abonada por la compañía responsable del accidente, el abogado manda una serie de documentos, incluida la factura, a su propia Compañía Aseguradora para que le devuelva los 550 euros que usted ha tenido que abonar al letrado, saliéndole gratis el abogado.
  • Si usted recibe 5.000 euros de indemnización, y el abogado le cobra 1.500 euros, la compañía le reintegrará 1.000 euros, por lo que el abogado tan sólo le saldrá por 500 euros, y habrá obtenido una muy buena indemnización.

En el caso de atropellos, donde no hay Compañía Aseguradora propia, existen multitud de Seguros de Hogar que cubren también los gastos de abogado particular, el cual ha tenido que contratar usted para la tramitación correcta del procedimiento.

NORMAS DE CUIDADO ANTE UN ACCIDENTE DE TRÁFICO O ATROPELLO

¿Cómo decantarse por un despacho u otro?

En esta profesión, como en todas, hay despachos que funcionan con mayor transparencia que otros.

Al cliente hay que proporcionarle una información completa y detallada del procedimiento a seguir. Una vez informado el cliente del procedimiento y posibilidades de éxito, debe exigir siempre que los honorarios pactados con el abogado se plasmen en la preceptiva Hoja de Encargo Profesional, para que a la hora de abonar los mismos no haya discrepancias, puesto que se plasman por escrito.

Existen despachos de abogados en los que dicha Hoja de Encargo Profesional no existe, por lo que no debe confiar en ellos, algo esconden.

Siempre tendrá derecho a obtener copia de los documentos que firme, así como a solicitar copia de la factura que se enviará a la Compañía Aseguradora.

Estas formas de actuación que parecen tan obvias, no son cumplidas por todos los despachos de abogados.

Debe tener en cuenta que lo principal en un accidente es el trato personalizado entre cliente/abogado, el cual no se cumple en los grandes despachos, puesto que habrá una persona que le reciba el primer día, otra persona que le recoja la documentación, otra diferente que le redacte la denuncia, otra que le reciba los sucesivos días que vaya, otra que le acompañe al Juzgado a cualquier gestión previa al juicio, y otro letrado diferente que defienda sus intereses el día del juicio, por lo que su caso habrá pasado por multitud de manos, habrá “conocido” a cinco ó seis letrados diferentes, y el trato personalizado y profesional, así como la atención debida se habrán perdido por el camino, con el lógico desencanto del cliente.

Desde Abogados Lesiones le garantizamos un trato totalmente personalizado, y su caso será tramitado por un único letrado que le atenderá en todo momento, realizando un seguimiento continuo de su expediente, radicando ahí una de las claves de nuestro éxito profesional, con la consiguiente satisfacción del cliente.

¿Por qué decantarse por la elección de un abogado particular frente a la Compañía Aseguradora?

Con el abogado particular tendrá un trato más personalizado que con el abogado de la compañía, el cual, en la mayoría de los casos, sólo conocerá el día del juicio.

El abogado particular le asesorará continuamente, tanto judicial como médicamente, proporcionándole todos los medios que necesite, incluido, en nuestro caso, tratamiento médico gratuito en diferentes Centros Asistenciales, la realización de la pruebas necesarias para el tratamiento de sus lesiones, como radiografías, resonancias magnéticas, así como, por supuesto, tratamiento rehabilitador.

El abogado de la compañía, lo primero que hará será solicitarle la documentación médica para enviársela a la compañía aseguradora contraria, para que ésta le haga una oferta a la baja y cerrar el expediente, cuando en realidad le hubiera correspondido una indemnización muy superior.

Para el abogado de la compañía usted es un caso más, y le es indiferente que usted obtenga mayor o menor indemnización, a nosotros no.

Nunca debe aceptar la primera oferta que reciba de la compañía aseguradora responsable del accidente, puesto que en la gran mayoría de los casos le corresponderá una indemnización muy superior, la cual sólo podrá obtener con la contratación del abogado particular.

Habitualmente recibimos clientes con ofertas previas de las compañías, las cuales, en su totalidad, resultan muy por debajo de la indemnización finalmente percibida por el cliente.

Además de obtener una mayor indemnización, nuestros honorarios le serán reintegrados, en su totalidad o parcialmente, por su propia Compañía Aseguradora.

SUBIR