La importancia de la atención médica después de un accidente de tráfico

Si no conoces la importancia de la atención médica después de un accidente de circulación es muy posible que tu reclamación no salga todo lo bien que debería.

O incluso que no te paguen la indemnización.

Aunque hayas tenido lesiones y aunque sean por culpa del accidente.

Vaya por delante que la atención médica, al margen de reclamaciones e indemnizaciones, es importante por un motivo principal:

Que te restablezcas cuanto antes y te cures bien.

A partir de aquí vamos a explicarte hasta qué punto es necesario que, como víctima, tu atención médica sea la mejor que necesitas para tratarte, y también para reclamar los daños sufridos.

Recuerda que tan importante es tu atención médica como tu atención legal: sea como sea tu accidente, la ayuda de un abogado especialista en accidentes de tráfico es imprescindible.

De la misma forma que acudes al dentista cuando te duele una muela o al abogado de familia para un divorcio, en materia de responsabilidad civil derivada de un siniestro ocurre igual.

Por qué la atención médica después de un accidente de tráfico influye en tu reclamación

La mayoría de siniestros provocan daños personales en las víctimas, es decir, lesiones.

Cuando reclamas los daños derivados de un accidente, tu indemnización puede incluir el pago de los daños materiales, de las lesiones, y del perjuicio patrimonial que hayas tenido.

La parte de daños personales es, quizás, la más compleja de valorar y de reclamar.

Acreditar de forma clara las lesiones que has tenido es imprescindible para que luego la aseguradora te indemnice por la totalidad de los daños.

¿Qué es lo que ocurre?

Por regla general, la víctima de un siniestro no tiene ni idea de cómo actuar después de un accidente de tráfico.

A esto añadimos lo traumático y difícil que resulta pasar por la experiencia de un siniestro.

Es normal no saber qué hacer en ese momento, intentar mantener la calma y actuar con diligencia.

El tema de recibir atención médica, tan importante en esos momentos posteriores, se nos puede pasar en los momentos iniciales cuando las lesiones son leves y sentimos sólo molestias, porque en “caliente” no se suele sentir dolor.

Esto es un tremendo error.

En casi todos los casos esa molestia inicial se transforma en dolor agudo y traumático en cuanto pasan las primeras horas desde el siniestro.

El problema es no recibir la atención médica de forma inmediata, porque puede costarte la viabilidad de la reclamación.

¿Cómo te influye la atención médica después del accidente?

➡️Influye en tu recuperación: cuanto más rápido recibas asistencia antes de restablecerás, y no olvides que casi siempre hay lesión, aunque sea leve.

➡️Influye en tu reclamación: tu atención médica como víctima debe cumplir unos plazos y seguir unos trámites, y si no se hacen bien la aseguradora contraria rechazará el pago.

Tampoco te pagarán nada que no tengas bien documentado, por eso los documentos que acrediten la asistencia médica recibida son la base para calcular tu indemnización por lesiones.

No lo olvides: la aseguradora sabe más que tú y no va a dudar en utilizar su ventaja para pagarte lo menos posible.

La importancia de la atención médica después de un accidente de tráfico: plazos imprescindibles en la asistencia sanitaria

El tema de los plazos es uno de los mayores enemigos de la víctima de un siniestro, porque no saberlos –y no cumplirlos- te puede dejar sin indemnización.

Varios de estos plazos están directamente relacionados con la atención médica que recibas, y debes tenerlos siempre en cuenta sea como sea tu accidente.

La primera asistencia médica en el plazo de 72 horas

Memoriza este plazo tan corto, que es imprescindible cumplir para poder reclamar.

Tienes 72 horas a contar desde el día del accidente para recibir la primera atención médica.

72 horas.

3 días.

¿Qué significa esto?

Significa que tienes que ir al médico de inmediato.

Mejor el mismo día del siniestro que al día siguiente.

¿Por qué?

Es posible que pienses que si el accidente ha sido leve, ir al médico porque “te molesta el cuello” es una exageración.

Pensar así te puede dejar sin posibilidades de reclamar.

Imagínate que quieres reclamar una indemnización por accidente con alcance trasero.

El clásico golpe por detrás parado en un paso de peatones o en un semáforo, o en una retención de tráfico.

Tienes pocos daños materiales y sientes molestias en el cuello.

Te vas a casa y pasas unos días reposando y tomando analgésicos, pensando que es suficiente para que tus “molestias” desaparezcan.

Pero van pasando las horas y te encuentras peor, porque esa molestia se convierte en dolor o en una limitación de movilidad de tu cuello.

Finalmente decides acudir al médico, y te diagnostican una lesión en el cuello.

Vas a tener que reclamar a la aseguradora contraria una indemnización por latigazo cervical.

O por un esguince o cervicalgia postraumática.

Tu primer informe de asistencia sanitaria es de tres o cuatro días después del accidente, cuando decidiste ir al médico.

Está claro que esa lesión es del accidente.

Pero para la aseguradora NO es así.

Has roto lo que se llama “el nexo causal”, porque no has ido al médico antes de 72 horas desde el accidente.

En consecuencia, la compañía va a rechazar tu reclamación y no te va a pagar nada.

OJO porque no lo dice la compañía, lo dice el Baremo de Tráfico (el discutido artículo 135, que tanto nos trae de cabeza a los abogados de tráfico).

¿Vas a poder hacer algo?

La respuesta es NO (puede haber alguna mini pequeñísima excepción, pero quédate con el NO).

Aquí tienes un claro ejemplo de la importancia de la atención médica después de un accidente de tráfico.

Recuerda: 72 horas. NO esperes para ir al médico.  

La importancia de la atención médica en el tratamiento: plazos para la rehabilitación

Ya tienes tu primer diagnóstico de lesiones, y ahora tienes que recibir tratamiento para curarte.

En casi todos los casos de daños personales la víctima necesita rehabilitación.

Pero el tratamiento puedes hacerlo de varias formas.

Si no tienes abogado que te asesore, es probable que hagas caso a tu compañía y te vayas al centro de rehabilitación concertado con el seguro que ellos te indiquen.

ERROR.

Puedes aprovechar la cobertura del Convenio UNESPA para recibir sin coste alguno el tratamiento rehabilitador que necesites.

Pero debes tener en cuenta varios puntos importantes:

➯Primero, tú eliges el centro concertado donde acudir.

NUNCA vayas al que te indique el seguro, porque lo más probable es que te den el alta antes de tiempo y tu informe final no recoja secuelas, aunque las tengas.

Esto afecta a tu recuperación y también a tu indemnización.

¿Qué hacer?

Busca ayuda legal y que tu abogado te explique cómo elegir el centro que te venga mejor, que no sea de los que “se casan” con las compañías.

➯Segundo, tienes un límite para empezar el tratamiento de 15 días desde el siniestro para recibir el tratamiento a través del seguro.

Esto significa que si acudes más tarde los Convenios no se aplican, y la aseguradora de turno rechazará tu rehabilitación.

¿Qué pasa si tus lesiones te impiden empezar la rehabilitación en 15 días?

Puede pasar y es más habitual de lo que crees.

Por ejemplo, tienes una fractura que exige un tiempo de reposo antes de rehabilitarte.

O una inflamación en el cuello con mareos y náuseas que impide a los rehabilitadores manipularte la zona y debes esperar para empezar el tratamiento.

Pues bien, en estos casos puedes empezar más tarde de los 15 días, pero siempre que puedas justificar con informes médicos tu imposibilidad de cumplir el plazo de 15 días.  

¿Y si decides rehabilitarte por tu cuenta?

El plazo de 15 días dependerá de tu lesión.

Si tienes un clásico esguince cervical lo normal es que antes de los 15 días ya te estés tratando (si no lo haces la aseguradora te lo puede discutir).

En otros casos, si el traumatólogo estima que debes empezar más tarde, siempre que esté justificado no debe haber problemas.

Recuerda que cada víctima es un mundo, por eso no se puede generalizar y habrá que valorar tu situación médica para que tengas una continuidad razonable en tu evolución.

No tendrás que preocuparte de esto si tienes ayuda legal, porque tu abogado te va a orientar sobre cómo actuar para cumplir los plazos y recibir la atención médica que necesitas sin poner en peligro tu reclamación.

¿Y si el accidente es laboral?

Si tienes que reclamar una indemnización por accidente in itinere, será tu mutua laboral quien vigile tu evolución y te proporcione el tratamiento para curarte.

Esto es un arma de doble filo porque es sabido que las mutuas quieren que te recuperes cuanto antes y podrían forzar tu alta sin haberte restablecido del todo.

Aunque sea tu mutua quien te haga el seguimiento es recomendable externalizar la rehabilitación y hacer el tratamiento en un centro adherido al Convenio UNESPA, que no te cuesta nada, o por tu sociedad médica si la tienes.

De esta forma evitas que la mutua laboral decida darte el alta antes de haberte restablecido.

¿Y si te han atropellado, tienes un accidente de bicicleta o eres víctima ocupante en un medio de transporte público?

La importancia de la atención médica después de estos accidentes también es clave, pero con una diferencia: el peatón, ciclista u pasajero de transporte público NO tienen seguro.

Por tanto, cambia la forma de gestionar el tratamiento médico, pudiendo acudir a la Seguridad Social para tratarte, porque no rigen los Convenios habituales entre centros sanitarios y aseguradoras, dado que no tienes seguro en estos casos que hemos visto.

La Seguridad Social tiene el problema de las listas de espera, que te perjudican en tu recuperación.

Es posible que la aseguradora del culpable te envíe a un centro concertado, pero recuerda que no debes acudir al que ellos te digan (puedes elegir del listado de centros adheridos, pero NO el que te diga la compañía que tiene que pagarte).

La mejor manera de tener una atención médica adecuada y no cometer errores eligiendo cómo hacer tu tratamiento, ni que se te pasen los plazos, es asesorándote siempre.

La importancia de la atención médica después de un accidente de tráfico: por qué los documentos médicos condicionan tu reclamación

Quédate con esta idea clave: todo lo que no esté en un documento médico especificado NO te lo van a pagar.

La atención médica que hayas recibido debe estar perfectamente documentada en las pruebas e informes médicos que presentes a la aseguradora con tu reclamación.

Un ejemplo habitual que hemos visto en repetidas ocasiones:

Si en un atropello sufres una fractura, tienes también una contusión en la mano y además un esguince cervical por el golpe, el informe inicial (ese que debes pedir antes de 72 horas) debe recogerlo todo.

No sirve que te duela el dedo y el cuello y el informe de urgencias sólo recoja como lesión la fractura.

A menudo los informes médicos, en especial los de primera asistencia, se centran en la lesión más importante obviando que les has dicho que tienes otros daños. 

Esto te supone un problema gordo, porque si esas lesiones menores aparecen en informes posteriores a las 72 horas, ya sabes lo que pasa: ni se reconocen ni se pagan.

La atención médica que te hayan prestado debe constar de la forma más específica posible en los documentos médicos, y de forma especial, en el de Urgencias y en el de rehabilitación.

 

Los accidentes leves o de baja intensidad

Aunque más del 80% de los siniestros son de carácter leve, sus víctimas se las ven y se las desean para recibir la indemnización.

La importancia de la atención médica después de un accidente de baja intensidad es tal que muchas reclamaciones fracasan por no saber cómo documentar un siniestro leve.

¿Qué debes tener en cuenta?

➡️Las compañías pagan muy mal las lesiones por accidentes de baja intensidad.

➡️En la mayoría de los casos usan criterios estadísticos, y no personalizan cómo la lesión está afectando a la víctima.

➡️Normalmente no reconocen secuelas, y por tanto no las pagan. Esto reduce mucho tu indemnización.

➡️Si la atención médica no está bien documentada y no tienes pruebas diagnósticas e informes de rehabilitación muy exhaustivos, pueden negarte la indemnización.

➡️Si tus daños materiales son escasos (muy típico en un accidente leve) aplicarán el artículo 135 del Baremo y no te harán oferta de pago alguna.

¿Hay buena noticia?

Sí, y es que la mayoría de estos casos se ganan si están bien documentados y defendidos por un abogado experto en accidentes.

Te dejamos un ejemplo de sentencia ganada a la aseguradora donde se defiende una reclamación por accidente leve de las muchas que hemos ganado.

Estos casos se repiten constantemente y una de las piezas clave para ganarlos es la documentación médica que acredita las lesiones, aunque sean escasos los daños materiales.

 

Qué tipo de documentos médicos necesitas para reclamar tu indemnización por el accidente

Puedes tener una atención médica completísima y estupenda para tratar las lesiones de tu accidente.

Pero si los documentos médicos no reflejan de forma objetiva tus daños, qué tiempo has necesitado para curarte, qué tratamiento has recibido o qué diagnóstico te han dado, poco vas a poder hacer.

Cada caso es diferente y las lesiones más graves necesitarán más tiempo para curar y más atención médica que las leves.

Estos son, en términos generales, los documentos imprescindibles para reclamar tus lesiones a la aseguradora:

➡️Partes de baja y alta laboral (si has tenido).

➡️Informe de alta en hospitalización o cuidados intensivos (si es el caso).

➡️Informe de Urgencias con diagnóstico completo en la primera asistencia de todas tus lesiones.

Si necesitas ir a urgencias otra vez porque el dolor se agudiza o en el informe inicial no aparecen todas tus lesiones, recuerda acudir de nuevo antes de las 72 horas.

➡️Informes del traumatólogo (inicial, evolutivos y final con el alta médica).

➡️Informes de rehabilitación que incluyan tu evolución y las secuelas que te hayan quedado.

➡️Pruebas diagnósticas (ecografía, resonancia…).

➡️Pruebas o informes de especialistas por lesiones más específicas (por ejemplo, de un otorrino si sufres pérdida de audición a causa del accidente).

Recuerda que no hay dos perjudicados iguales.

Y que una misma lesión afecta de forma distinta a dos personas diferentes.

La importancia de la atención médica después de un accidente de tráfico cuando hay lesiones graves

El caso de los grandes lesionados es especial.

Hablamos de víctimas con daños muy severos y cuya vida no vuelve a ser la misma tras el accidente.

Estos casos son muy delicados, requieren largos periodos de recuperación y la indemnización a reclamar es compleja por la cantidad de conceptos que hay que valorar.

La atención médica debe ser prioridad en estas víctimas, tanto para recuperarse lo mejor posible como para reclamar a la compañía responsable.

Los informes médicos son más exhaustivos, las pruebas más numerosas, los tratamientos mucho más largos, y todo debe estar muy bien documentado para exigir a la aseguradora la máxima indemnización para la víctima.

Reclamar una indemnización por lesiones graves depende, en gran medida, de demostrar el alcance del daño y lo que va a suponer para el perjudicado en su vida no solo presente sino también futura.

En este tipo de accidentes la ayuda legal es imprescindible para agilizar los trámites y que la víctima esté atendida desde el primer momento.

Resumiendo:

➡️Es importante la atención médica para curarte de las lesiones sufridas en un accidente.

➡️Pero también para reclamar lo que por derecho te corresponde.

Aquí es donde intervenimos los abogados especialistas en accidentes de tráfico.

Hacer que entiendas la importancia de la atención médica después de un accidente de tráfico forma parte de nuestro trabajo.

Por eso te acompañamos en todo momento y te ayudamos para que tu reclamación se tramite con garantías y te paguen la máxima indemnización que debes percibir por los daños sufridos.

Si necesitas asesorarte sea cual sea tu accidente en Abogados Lesiones estamos deseando resolver todas tus dudas.

Contacta con nosotros o si lo prefieres llámanos al 678 683 391 para recibir un primer asesoramiento gratuito y sin compromiso.

Y recuerda nuestro compromiso contigo: si no ganamos, no cobramos.